Sigue el pulso entre el pósito camariñán y varios mariscadores por las vigilancias

Todo apunta a que estas diferencias tendrán que resolverse en los juzgados


Carballo / La Voz

La dirección de la cofradía de Camariñas, con el patrón mayor, Ramón Lema Romero, al frente, mantiene un litigio con un grupo de mariscadores en relación a las vigilancias durante los fines de semana.

Estas diferencias de criterio han derivado en varias propuestas de sanción por parte del pósito. En dos de ellas, los afectados recurrieron a la vía judicial y un juzgado de Corcubión les dio la razón por un error en el procedimiento por parte de la cofradía. De hecho, mediante sentencia firme, y por tanto no recurrible, la instructora no entró a valorar si era correcto, o no, la aplicación de estos turnos de trabajo, lo que sí hizo fue anular los expedientes sancionadores y, por tanto, las multas establecidas.

Sin embargo, la cofradía mantiene su decisión de abrir expedientes sancionadores contra aquellos mariscadores que se nieguen a realizar labores de vigilancia en las concesiones. El argumento esgrimido desde el pósito, y que ayer volvió a corroborar el patrón mayor, Ramón Lema Romero, es que el Diario Oficial de Galicia del 9 de noviembre del 2019 incluye un artículo, en concreto el 20, en el que se hace constar que las actividades de control, seguimiento y vigilancia en las concesiones pueden ser realizadas por los propios mariscadores adscritos a la agrupación. En el caso de Camariñas, la dirección pretende que estos trabajos se efectúen desde las 22.00 horas del sábado a las 6.00 horas del domingo por parte de todos los que integran la agrupación, dando libranza así a los vigilantes profesionales que trabajan para el pósito, de lunes a viernes.

Segunda versión

Pero esta versión contrasta con la aportada por aquellos profesionales con permiso de explotación contrarios a la medida, que alegan que hay una ley de seguridad privada de ámbito estatal, y por tanto de rango superior a un dictamen autonómico, por el cual se determina que los trabajos de vigilancia y control deben recaer siempre en guardapescas marítimos profesionales que, en el caso de Camariñas, son cinco, según los denunciantes. Lo que solicitan los mariscadores que no están conformes con estas vigilancias de fines de semana es que el cabildo reorganice los cuadrantes de trabajo para que haya al menos un vigilante los fines de semana, sobre todo ahora que arranca con fuerza la temporada estival.

De forma paralela esgrimen que algunos de los apercibidos de sanción son mujeres o personas mayores que podrían estar indefensas en caso de encontrarse de frente, y en plena noche, con un grupo de furtivos.

En manos de los abogados

Según apuntaron fuentes conocedoras del litigio, son más de veinte los mariscadores que no están conformes con hacer estas vigilancias y, de hecho, han puesto sus casos en manos del bufete de abogados Martínez Barros de Vigo. Desde el despacho olívico solo apuntaron ayer tres cuestiones: la primera, que no consta ninguna resolución judicial favorable a la cofradía (como de forma errónea publicó La Voz este día 9 de julio); la segunda, que en caso de que persistan los expedientes abiertos contra sus defendidos se verán en la obligación de acudir a los tribunales, y tercero, que también han recurrido el acta de la asamblea en la que se aprobó la aplicación de estos turnos nocturnos de vigilancia durante los fines de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sigue el pulso entre el pósito camariñán y varios mariscadores por las vigilancias