Daniel Devesa, de Camelle a América

CRÓNICAS DE LA EMIGRACIÓN | Nueva entrega de la sección histórica de Luis Lamela


«De un lado, los españoles que llegaron a la Argentina hace 50, 60, 70 años. Eran adolescentes, no tenían estudios y se embarcaban solos, arrastrados por el hambre y la desesperación. Vinieron dispuestos a sobrevivir y a hacer patria: con el tiempo lograron poner sus negocios, compraron casas y criaron hijos profesionales...» (así los vio hace algún tiempo Gisele Souza Días, en el periódico virtual argentino, Clarín.com).

Daniel Devesa Mouzo (en la imagen), es oriundo de Camelle-Camariñas, y fue uno de esos individuos de los que habla Gisele Souza Días en su artículo.

Él emigró para la Argentina en fecha que no conocemos -suponemos entre finales del siglo XIX y principios del XX- y en tierras australes dedicó su vida al comercio. Y allí también contrajo matrimonio con una mujer de origen alemán, llamada Elsa Yunge, y consiguió llevar una vida desahogada en lo económico y feliz en lo cotidiano y social. Y cuando contaba con 54 años de edad, en 1932 le surgió la necesidad de tener pasado y volver la vista atrás. Y ese fue el motivo para efectuar un viaje de recreo a su tierra natal, al municipio de Camariñas, en el que residió durante unos meses para regresar después a la Argentina, su país de adopción y definitivo asentamiento, desde A Coruña, en el vapor Sierra Nevada.

Devesa Mouzo arribó al país austral el 28 de septiembre del año citado y fue posiblemente su último contacto físico con su tierra de origen y su familia española, en la pequeña aldea marinera de Camelle, localidad en la que había fundado su identidad. Más tarde, seguramente, sentiría más saudade y sufriría también nostalgia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Daniel Devesa, de Camelle a América