Las reclamaciones por daños ante los concellos crecen en la Costa da Morte año tras año

Camariñas gana un pleito por el que le pedían 56.000 euros


Carballo / La Voz

Los ciudadanos actúan cada ve más ante los concellos para exigir indemnizaciones en base a la responsabilidad patrimonial de la Administración. Por ejemplo, para reclamar una compensación por daños provocados tras un incidente debido al deterioro o mal estado de los bienes y servicios públicos. Este aumento, además de ser corroborado por varios alcaldes consultados, se puede ver en los expedientes de responsabilidad que se tramitan en los propios concellos, que son la inmensa mayoría. Pero también en las sentencias que se publican cuando se agotó la anterior vía, y no queda otra que acudir a los tribunales. También se percibe ese incremento en las resoluciones, que hace unos años era casi inexistentes.

Una de las últimas que se ha conocido afecta a Camariñas. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) desestimó el mes pasado el recurso de una vecina que pedía 56.666 euros al Concello por la lesiones y secuelas derivadas de la caída que sufrió en la Travesía do Muíño el 13 de febrero de 2013. Era poco antes de las diez de la mañana. Esta mujer, que caminaba acompañada de dos personas, cuando estaba cerca de los contenedores resbaló y cayó al suelo, asegurando que fue por el mal estado del pavimento y la gravilla. Sufrió un «severo traumatismo», fue atendida en el centro de salud y después en el hospital de Cee, con fractura de hombro izquierdo. Días después fue intervenida y le colocaron tres tornillos. Hasta el 14 de agosto no recibió el alta, aunque no se recuperó del todo, según un informe médico. La Policía Local emitió un informe más de un mes después, reconociendo «el deficiente estado de mantenimiento» de la calzada.

Pero ni el juez de lo Contencioso, primero, ni ahora los el TSXG de Galicia aprecian responsabilidad municipal. Creen que la demandante «no la ha sustentado en una prueba concluyente y sólida». La víctima pedía que se buscasen más testigos, «pero eso no es misión del órgano jurisdiccional».

Los jueces no aprecian una prueba clara de cómo fue el accidente y su causa, «parece que se debió a un voluntario y lamentable resbalón del que no cabe hacer responsable al Ayuntamiento»», cuya actuación no se acredita como clave, ni por acción ni por omisión. Y no consta que haya habido accidentes análogos en el mismo lugar.

«No como el pasillo de una casa»

Los jueces señalan, en la sentencia denegatoria de Camariñas, que el informe de la Policía Local que da la razón a la denunciante sobre la vía llegó tarde, con lo que no se puede concretar si el estado de la calzada era el mismo que cuando se anunció. Por otro, los jueces dicen que no se puede pretender que la calle «se mantenga impoluta y cuidada cual se tratase del pasillo de una vivienda», por la falta de medios suficientes, y menos aún si al final se puede achacar a la distracción o torpeza u otra maniobra anómala». 

Los bolardos, fuente de quejas

Uno de los puntos habituales de reclamaciones en Carballo son los bolardos de la calle Desiderio Varela. De quienes han sufrido un incidente con ellos, pero también al revés, el Concello reclamando el pago. Recuerda el caso de los bancos de la calle Valle Inclán.

Aprendiendo a reclamar

Carlos Puga

Con frecuencia nos llegan noticias de Estados Unidos de las numerosas demandas judiciales presentadas por la supuesta responsabilidad que pudiera imputarse a instituciones y empresas, como consecuencia de los perjuicios causados con sus actuaciones a los reclamantes. Pues bien, lo llamativo son las cantidades enormes que allí se reclaman y, en ocasiones, se conceden por los tribunales americanos. Y lo digo desde una perspectiva española, dado que por estos pagos la cuantía de dichas indemnizaciones, caso de solicitarlas y lograrlas, están muy alejadas de las cifras del otro lado del Atlántico.

Es posible que en nuestro país estemos ahora aprendiendo a reclamar, siendo un ejemplo las demandas interpuestas contra las entidades bancarias por la comercialización de préstamos hipotecarios o participaciones preferentes. Sin embargo, existe una modalidad de reclamación que, aun estando prevista en nuestra legislación, y quizás por desconocimiento, no es utilizada habitualmente por los ciudadanos. Me refiero concretamente a la exigencia de responsabilidad a las Administraciones por el funcionamiento defectuoso o anormal de los servicios públicos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Las reclamaciones por daños ante los concellos crecen en la Costa da Morte año tras año