Las matrículas azules de los taxis llegan a la zona

Sucede tras la entrada en vigor de la nueva normativa, que también estipula que los vehículos de emergencias deben llevar luces azules


CArballo / La voz

Si es usted observador y no es de los que miran constantemente a su teléfono mientras camina por la calle o hace sus recados diarios, se habrá fijado en que muchos taxis llevan ahora su placa de identificación trasera de color azul y letras y números blancos. El motivo es una nueva normativa que entró en vigor en el pasado mes de julio que obliga, en un plazo de un año, a que todos los vehículos de este tipo lleven sus matrículas traseras en este color. El objetivo de esta medida, dicen desde la Administración central (la medida afecta a todo el territorio español), es acabar con el intrusismo y la piratería en el sector.

Por la Costa da Morte comienzan ya a verse, aunque a cuentagotas, y probablemente no esté implantada esta medida por completo hasta que se aproxime a fecha límite para su cumplimiento. ¿Para qué hacer algo hoy si lo puedo dejar para mañana?

Uno de los más madrugadores a la hora de comprarse una de estas nuevas señas de identificación fue el baiés Juan Varela que, junto con el de su madre, es el único vehículo de la localidad que por ahora tiene esta placa. «Téñoa dende principios de outubro», dice el taxista, que tuvo que pedirlas en A Coruña, puesto que tras preguntar por talleres de la zona no encontró a quien se lo sirviese. «É algo moi recente», afirma, «pero xa comezan a verse por aí, sobre todo vin moitos pola Coruña. Aquí somos dous, en Camariñas hai un tamén, e en Vimianzo creo que xa hai dous ou tres que as puxeron».

Se trata de una placa (solo tienen que colocar la trasera) completamente normal, idéntica a las estándares, con la única diferenciación del color, y además es bastante asequible, pues cuesta unos 10 o 12 euros de media.

Pese a que la normativa data del mes de julio, todavía son muchos los que no tienen constancia de ella, como el responsable del taller Autotres Bergantiños, Ángel Tuñas: «Sóubeno porque, estando en Sevilla, tiven que coller un taxi e levaba unha desas matrículas. Ao principio pensei que sería unha norma nova do Concello de Sevilla, pero xa me explicou o taxista que era para toda España», explica Tuñas, a quien todavía no se le ha acercado ningún profesional para cambiar su placa. «Mentres non vaia vendo máis demanda non as terei aquí, porque tería que pedir máis de 100. Pero é algo que se fai ao momento, é moi sinxelo», añade el empresario. En cuanto a las nuevas matriculaciones, estas ya traerán las matrículas de serie, aunque en este caso se encargan los concesionarios de proporcionarlas al comprador.

El intrusismo laboral no es una lacra, dice Juan Varela, por la que tengan que preocuparse en exceso en la comarca. Si acaso algún taxista que sigue ejerciendo aun después de haberse retirado, pero la situación no llega a ser tan extrema como la vivida en las ciudades. Sin embargo, ahora será mucho más fácil identificar los coches con la denominada licencia VCC (vehículos con conductor), de plataformas tipo Uber o Cabify, puesto que a estos también se les obliga a colocar una placa trasera de color azul. «Xa se identifican facilmente, pero agora veranse mellor aínda», dice Varela, quien no ve demasiado práctico que tanto estos vehículos con conductor como los taxis compartan de igual forma este distintivo de color azul. A su entender, deberían tener matrículas de diferente tonalidad: «Así vai quedar unha cousa un pouco rara, todos no mesmo grupo».

Esta normativa, de la que el baiés tuvo constancia a través de una revista especializada de su sector hace relativamente poco tiempo, entró en vigor junto a la que obliga a los vehículos de emergencias a llevar luces de color azul, aunque en este caso sí tuvo mucha más repercusión mediática y llegó a más gente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las matrículas azules de los taxis llegan a la zona