Un alcalde inhabilitado también en memoria histórica

«También está su actitud perjudicando la memoria de más de una decena de sus convecinos»

.

En estos días los medios han publicado la resolución de la Audiencia Provincial ratificando la inhabilitación del alcalde de Camariñas, una resolución que le obligará a asumir algunos errores pasados.

Este breve preámbulo da pie a una reflexión. Pichurri Alonso, el alcalde de Camariñas, que está pasando su particular vía crucis, disfruta de gran popularidad entre la mayoría de las gentes de su municipio, vecinos que empatizan sin duda con él. Sin embargo, en este tiempo y desde afuera hemos visto algunas cosas de forma distinta. Personalmente, viví dos incidentes que clarifican unas actitudes que desdibujan la favorable opinión que de él puedan tener sus propios electores, con independencia de sus fracasos en retos como la puesta en valor de Aldea Madeira, entre otras más que no vamos a enumerar aquí. Solamente reflejaré en estas breves líneas mi propia experiencia en cuanto al liderazgo político de un hombre que hoy en día una sentencia judicial puso en entredicho.

Desde el inicio de la crisis que llevó a la quiebra a la asociación Neria, de la que Pichurri era en aquel entonces presidente, hizo caso omiso a las numerosas denuncias que tanto por medio de la radio como de la prensa, y durante más de dos años, preveían lo que iba a suceder: la quiebra de la entidad. E, incomprensiblemente, en lugar de enfrentarse desde el inicio al problema y explorar posibles y tempranas soluciones, miró -miraron- para otro lado y escondió la cabeza debajo del ala, tal cual hace el avestruz, no dándose por aludido, en un claro ejemplo de complicidad voluntaria. Y, pasó lo que pasó, quizás en parte por su inacción y la dejadez de su responsabilidad, pues él era el presidente. Y, ahora, nadie es culpable de la desaparición de la asociación.

Olvido injusto

También está su actitud perjudicando la memoria y no reponiendo la dignidad de más de una decena de sus convecinos -entre ellos un concejal- relegados a un olvido injusto en su municipio: a todos aquellos que en 1936 fueron asesinados por defender la Segunda República del golpe de Estado de los militares sublevados, en un tiempo en el que no quisieron poner las rodillas en tierra, bajar sus cabezas y vivir en sumisión, vecinos que tienen todo el derecho a que se les repare la memoria de sus vidas dañadas. Porque si es injusto el olvido, lo es más el exceso de olvido que se da en Camariñas con sus vecinos asesinados.

A raíz de publicar en este periódico hace dos años una crónica sobre los acontecimientos de 1936 en la localidad del Encaixe, Alonso contactó conmigo telefónicamente para argumentar que efectuaría un homenaje a dichos vecinos asesinados, pero, después de esta llamada surgió un prolongado silencio que me hizo adivinar, o intuir, sirviendo como declaración de intenciones, convirtiendo este recuerdo en un asunto tabú, en un anatema: no quiso ni recordarles ni dignificarles, despreciando la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Parlamento español a propuesta, precisamente, del Partido Socialista Obrero Español, el partido en el que milita. Sin duda alguna, Pichurri no sabe que hablar de memoria es hablar de justicia y que la amnesia no es ni ética ni moral.

Mi actual interrogante es que no sé si Pichurri tuvo problemas de comprensión, o de incompetencia, o de ineficacia o de incapacidad con respecto a la Ley de Memoria Histórica. O todo lo hizo deliberadamente, mal aconsejado quizás. O todo a la vez, con cabezonería incluida. Lo que más me extraña es que sus compañeros de la Costa da Morte no le advirtiesen del daño que estaba haciendo a su propio partido político, llevando ahora él el estigma de que no quiso recordar a sus vecinos asesinados por el franquismo. En fin, que nadie puede librarse del bagaje que lleva consigo en vida, y Pichurri, el alcalde de Camariñas tiene demasiada carga para uno que se dice socialista: la de no convocar un acto de recuerdo a la decena de asesinados del franquismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Un alcalde inhabilitado también en memoria histórica