Cee / La Voz

La Mostra da Olería de Buño (MOB’18) y O Encaixe no Camiño, en Camariñas, dos de las grandes citas del fin de semana -en el caso de la malpicana se extendía ya desde el viernes de la semana anterior- volvieron a poner sobre la mesa que la artesanía tiene tirón y que apostar por lo propio atrae, incluso en días en los que el tiempo no acompaña y en un julio bastante flojo turísticamente hablando. Pero, lo más importante, desvelaron que los dos productos artesanos por excelencia de la Costa da Morte y sus creadores andan con ideas de futuro importantes entre manos, en un caso ya directamente relacionadas con la comercialización y en el otro en el sentido de abrir un itinerario cultural cimentado en la historia.

Los oleiros estaban ayer razonablemente satisfechos con haber mantenido -calculan que por encima de las 11.000- las visitas de ediciones anteriores, cuando las condiciones no eran especialmente propicias. Eso sí, en general la ubicación en el centro del pueblo contó con el beneplácito de la mayoría, por lo que supuso en cuanto a ambiente en el entorno de los talleres y de negocio para la hostelería. El propio alcalde, Eduardo Parga, hablaba ayer después ya incluso de la actuación de Xacarandaina, de una «sensación agradable», de «boa promoción». «Gustou o ambiente que se creou de que os visitantes estivesen no pobo e se a xente está contenta o alcalde tamén está contento», señala Parga, que reiteró lo que siempre le dice a los oleiros: que «a Mostra ten que tratar de medrar».

En eso están, porque siempre presentan novedades como el gres con un 80 % de barro de Buño o los nuevos colores y formas que se pudieron ver este año y que ya entran dentro de una imagen conocida, la de esta singular artesanía malpicana. Sin embargo, los pasos verdaderamente relevantes van por otro lado, aunque ayer no quisieran dar demasiados detalles. Los profesionales tienen intención de apostar, y además fuerte, por la comercialización de sus productos a través de Internet e incluso hay otra idea por ahí rondando, aún algo verde, de abrir incluso una tienda física en una ciudad grande. Son por el momento proyectos, alguno más avanzado que otro, pero que demuestran que la olería de Buño está viva, que su marca se ha reforzado de una manera excepcional en los últimos años, por lo que todo indica que puede seguir creciendo.

A partir de ahí, el balance de la MOB’18 es positivo, con mayor afluencia hacia los fines de semana y caídas en los días claros de playa como el lunes pasado, además de muy buen ambiente en las actuaciones musicales y, sobre todo, en la queimada y la churrascada, en la que los organizadores no daban asado carne.

Entre tanto, en Camariñas ayer la recreación de la leyenda de la dama que trajo el arte de palillar a la localidad se topó demasiado pronto con el agua, con lo que el desfile de moda con las creaciones de María Campaña y de la Mostra se trasladó a la Casa de Pedra. Con todo, tanto el espectáculo interpretativo de Dequenquén como el recorrido y la actuación musical de Laura Sánchez tuvieron un seguimiento más que razonable.

Ahora bien, la iniciativa, que volverá el último fin de semana de julio del año que viene, no se queda aquí. De hecho, ya ha sido difundida por concellos como Vimianzo, Muxía, Santa Comba, Val do Dubra,... porque la idea es consolidar una «vía cultural do encaixe a Santiago», que, como aclara la presidenta de los empresarios, Olga Campos, no es una ruta jacobea, pero sí responde a una realidad histórica, asociada a la figura de Alfonso IX.

Campos se mostraba ayer satisfecha con el resultado a pesar de que «o tempo fastidiounos un pouco» y apostó por llenar el verano de actividades de manera coordinada entre los municipios de la zona para aumentar la estancia de los turistas.

«A xente xa recoñece a marca e estanos pedindo dar un paso adiante máis»

Eloy Mancebo quiso poner ayer de manifiesto lo importante que es para los oleiros de Buño que su firma se vea consolidada. «Vivíamos dos cataláns, dos madrileños... eu esta vez tiven xente de Cee, Ortigueira, Lugo... que encarga, vén adrede, personaliza... A xente xa recoñece os deseños, a marca reforzouse moito, está moitísimo máis consolidade -ben é certo que de Artesanía de Galicia e demais nos están axudando moito- e agora estanos pedindo dar un paso adiante máis», señala el artesano que, como todos, tiene su propio taller, y aunque sabe de las dificultades de coordinarse todos, también destaca que desde fuera otros colegas los ven como referencia.

«Queremos facer unha vía cultural cunha historia que está aí, que é real»

La presidenta de la Asociación de Empresarios e Promoción Turística de Camariñas, Olga Campos, puso el acento en la consolidación de esta cita: de hecho ya garantiza que continuará el año que viene. Agradeció el apoyo de la Deputación da Coruña, sobre todo, y defendió el valor histórico de la recreación. «Queremos facer unha vía cultural cunha historia que está aí, que é real. Non nos inventamos nada. O encaixe estivo moi ligado aos nobres e á igrexa e Afonso IX abriu ese camiño, por iso o lembramos», resalta la presidenta de la AEPT.

Es el camino

La experiencia, en algunos caso ya de muchos años, y la observación de modelos que funcionan en otras latitudes dejan cada vez más claro que el futuro de una comarca eminentemente rural, agraria y marinera pasa por rescatar todo el valor de su cultura, que tiene en la artesanía el reflejo más palpable. Aprovechar esta riqueza parece hoy el camino más corto para luchar contra la falta de oportunidades y la despoblación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Olería y Encaixe abren nuevas vías para rentabilizar su valor artesano