El día más devoto de Camariñas

La Virxe do Carme vuelve a salir al mar en una procesión cargada de emotividad y pasiónLa emblemática Danza dos Arcos sirvió para honrar a la patrona de las gentes del mar

X. A.
CARBALLO / LA VOZ

La Festa do Carme está marcada con un círculo dorado en el calendario de los vecinos de Camariñas. La devoción con la que viven esta fecha es, como ellos mismos dicen, difícil de comprender si no eres camariñán. Hay que nacer allí para entender tanta pasión por la Virxe do Carme, patrona de los marineros.

Más de veinte embarcaciones, entre los pesqueros más grandes y las lanchas, salieron este año en la procesión del Carme. Aunque en esta edición acudió menos gente que en pasadas ocasiones por coincidir en un día de la semana.

Como cada año, la cofradía de Camariñas sorteó qué barco iba a ser el encargado de llevar a la Virxe do Carme en el recorrido. Esta vez la suerte quiso que fuese el Apóstol quien tuvo el honor de sacar a la patrona. Para Evaristo Antelo, el dueño del cerquero, es ya la segunda vez, aunque lo vive con la misma ilusión que si fuese la primera: «Toda a xente que anda ao mar sente devoción pola Virxe, é difícil de explicar con palabras», cuenta.

Pero la fiesta no es solo para los marineros, también es para las personas de tierra. Rosario Antelo es vecina de Camariñas y asiste a la procesión desde que era pequeña. Cuenta que es «unha mariñeira de terra» porque trabaja en una empresa conservera local, pero su padre, su marido, su hermano, todos se dedican al mar. Por eso, dice: «Para nós é o máis bonito que hai. Ás veces, ata choramos e todo».

La profesión de marinero continúa estando masculinizada y eso se nota también en la tradicional Danza dos Arcos. Este baile en honor a la Virxe que se ejecuta justo antes y después de embarcar la procesión, solo participan hombres, los únicos que trabajan en el mar.

Ya en los barcos conviven momentos de celebración con la emotividad de la ofrenda floral. Justo cuando se alcanza a ver el cabo Vilán, las embarcaciones arrojan coranas de flores al mar en memoria de todos aquellos que murieron en el mar.

Es aquí cuando los vecinos de Camariñas no pueden evitar emocionarse. Algunos, como Ernesto Lista, recuerdan los peligros a los que a veces se enfrentan: «Hai catro anos, tiven un accidente no mar e salveime».

Aplausos y bombas

Después de dar tres vueltas al rededor de las flores, la comitiva naval se dirige a Muxía. Allí reciben entre aplausos y bombas la procesión. Hace tiempo que vecinos de uno y otro lado decidieron llevan a su Virxe do Carme al otro puerto. Primero fueron los de Camariñas y después irán los de Muxía, a finales de este mes. Pero la fiesta para los camariñáns aún no termina. Mañana disfrutarán de una gran sardiñada en la playa de Area da Vila.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El día más devoto de Camariñas