Las escasas cuotas auguran precios récord de la sardina para San Xoán

Las perspectivas son desiguales para las especies más demandadas del verano

.

cee / la voz

Quedan apenas dos semanas para que llegue oficialmente el verano y, con él, las celebraciones de San Xoán, que suponen ya la entrada de lleno en la campaña de fiestas estivales y también en la temporada turística, con lo que eso implica a demanda de productos del mar. Unos recursos en los que las expectativas son bastante dispares dependiendo de la especie y, sobre todo, de a quien preguntes pero que, en general, auguran también un buen mercado y rendimientos importantes.

Ahora mismo la actualidad absoluta es para la sardina, cuya veda se levantó el día 1 y que empieza a llegar ya a las lonjas, todavía de manera tímida. Por ejemplo, en el arranque de semana en Camariñas solo se descargaron 300 cajas entre todos los cerqueros. Ahora bien, la calidad y el tamaño parece más que aceptable, con lo que las quejas se centran en las cuotas, lo que augura también unos precios elevados a medida que se acerquen las fechas más señaladas. «De momento non hai asaduras porque o tempo non están axudando e este é un produto que ten o seu forte no fresco, non vai para conxelar e as fábricas para lata deste tamaño non levan nada», explica el armador malpicán Pedro Varela Villar, que no concuerda en exceso con las apreciaciones de los biólogos de la Administración, ya que considera que sí hay sardina en el mar, como para establecer unas cuotas mucho menos restrictivas de las que tienen. Ahora bien, se deberán conformar con los 6.000 kilos por barco a la semana, unas 350 cajas, que al precio actual prácticamente suponen también unos 6.000 euros, ya que la caja en lonja se pagó ayer a 17. Por supuesto que esperan que en las vísperas de San Xoán esos precios se disparen, pero «son catro días», como advierte Varela.

En la misma línea, Berto Suárez, desde la lonja de Camariñas, explica que lo lógico es que ante unos topes de capturas tan reducidos, que es de lo que se quejan los armadores, los precios suban, aunque él prevé una temporada normal, «máis ou menos o de sempre», con esos picos de cotización en los días clave.

Sin salir de Camariñas, la presidenta de las mariscadoras, Estrella Lema, espera que «salvo que haxa que parar por culpa da toxina» una buena campaña de berberecho porque «de ameixa está bastante máis frouxo». Cuentan con producto en los bancos, como la zona de A Paxariña, donde trabajan estos días, y las cotizaciones, sobre seis euros el kilo, son las habituales para esta época del año, sin llegar a los máximos de hace solo unas semanas, pero dentro de lo razonable.

En cuanto a otro de los reyes del marisco de la zona y producto estrella del verano, el percebe, las opiniones van por barrios. Si en Muxía o en Fisterra algunos profesionales albergan dudas sobre cómo se puede comportar la campaña, en Camelle, según explica su patrón mayor, Xosé Xoán Bermúdez, la enfocan con buenos ojos. «Nós temos percebe, pero isto é como as patacas se as sachas, lles botas esterco, teñen auga e as coidas, colles patacas. Pois no mar pasa o mesmo. Por iso insisto tanto -que no pasado cometéronse moitos erros e eu inclúome- en que coidando as cousas sempre hai pan», incide.

Ese cuidado de los recursos también genera debate en lo que se refiere a la navaja y el longueirón, particularmente en la playa fisterrana de A Langosteira, que es la catedral de este bivalvo en la comarca. En las muestras recogidas hace unos días, algunos profesionales volvieron a constatar que las tallas son especialmente bajas, hasta el punto de que, en muchos casos, no alcanzan los límites legales. Entre tanto, en Camariñas, por ejemplo, están sacando ejemplares que tienen hasta dos años de edad. De ahí que existan versiones contrapuestas sobre si es necesario o no establecer vedas y de cuánto tiempo en las zonas tradicionalmente más explotadas.

Treinta aspirantes para seis plazas de mariscadoras en el Anllóns

Al igual que en Camariñas, las perspectivas de cara al verano para las mariscadoras del Anllóns, son razonablemente buenas, porque «non moi grande», pero tienen producto, como explica su presidenta, Julia Haz. El verano es una buena época de trabajo para ellas y los precios, que ahora andan sobre los siete euros el kilo, se encuentran en lo que es habitual para esta época. Por tanto, lo único que podría estropearle los planes es o unas condiciones climatológicas especialmente adversas o la siempre temida toxina.

Además, de cara a esta campaña veraniega las 24 trabajadoras habituales esperan refuerzos. Se unirán a ellas otras seis nuevas compañeras, y porque esas son las plazas disponibles, porque la oferta generó bastante interés más. «Aspirantes había 30 e quedaron 13 que teñen os mesmos puntos, así que agora non sei como farán pero penso que terán que ir a un sorteo», explica Haz, que cree que este auge se debe, en parte, a que «tampouco hai moito máis a onde ir», en el plano laboral.

Responsabilidad

El mar es agresivo, pero también es generoso. Cuando se cuida, da fruto. Pescadores y mariscadores deben saber que si tratan con mimo los recursos, podrán vivir mucho tiempo de ellos. Generalmente, no se trata de coger más, sino de vender mejor. Es preferible colocar menos producto en el mercado y obtener mejores precios que agotar los bancos y certificar la muerte de las especies. La responsabilidad es la mejor consejera.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las escasas cuotas auguran precios récord de la sardina para San Xoán