El comercio local necesita un cambio que evite su fracaso definitivo

Las asociaciones de empresarios de la zona piden concienciación ciudadana


carballo / la voz

El pequeño comercio sigue en caída libre. A la situación de crisis económica de hace unos años se unen ahora dos enemigos todavía más fuertes y contra los que, de momento, es muy difícil competir: las grandes superficies y el comercio electrónico.

Está claro que lo que por una parte afecta negativamente a la quiebra del comercio local, por otra supone todo ventajas al consumidor: compra directa desde casa, precios más bajos, variedad... Por esto mismo, quizás una de las claves para evitar el fracaso definitivo del comercio de toda la vida pase por un pequeño cambio o reformulación, o al menos así lo constatan alcaldes y representantes de asociaciones de empresarios de la zona consultados. «É importante reformular o comercio local como un sector estratéxico, e que este leve a cabo campañas de concienciación entre a cidadanía», dice Manuel Antelo, alcalde de Vimianzo.

Para la asociación de empresarios de Camariñas, revitalizar el comercio local no es para nada una tarea fácil. «É preciso a colaboración das Administracións locais e das redes de comercio, ademais de intentar concienciar á cidadanía para que compre aquí e non marche», dice Olga Campos, su presidenta. Por su parte, Concha Iglesias, dirigente de los empresarios de A Laracha, explica que la solución para que el comercio de proximidad no eche el cierre está solamente en la conciencia de cada consumidor: «O comercio pode ter moita axuda, pero en realidade quen ten a tixola polo mango é o paisano de andar a pé. Quen me dera ter unha vara máxica para concienciar a toda a xente de que comprar no comercio local ten maiores beneficios para todos nós».

De beneficios y proximidad también habla Lois García Carballido, alcalde de Ponteceso. «O comercio local defínese principalmente pola relación entre o cliente e o comerciante, este é o que máis coñece os produtos que vende». Carballido no entiende como las grandes compañías multinacionales de comercio electrónico como Google o Amazon apenas pagan impuestos, y los autónomos se enfrenten a cuotas cada vez más altas. El regidor anima a los empresarios a hacer actividades de promoción : «É fundamental que a xente perda o medo a entrar no comercio local».

«Baio ten a pelota» apuesta un año más por el comercio local

Quien visite Baio el fin de semana del 11, 12 y 13 de mayo, se sorprenderá al ver las decenas de pelotas amarillas colgadas de fachadas de tiendas, restaurantes, bares y talleres. Baio volverá, así, a teñirse de amarillo, una iniciativa que desde hace unos años organizan los empresarios locales para apoyar al comercio de proximidad. Serán tres días de descuentos, de mercadillo a pie de calle, de premios, sorpresas y, por supuesto, de tapas.

Afiprodel conoce las Aldeias Históricas de Portugal

«Queriamos facer unha viaxe que tivese un sentido lúdico, mais tamén un valor formativo», dice la presidenta de la entidad, Dolores Pena

La Asociación Galega de Profesionais de Desenvolvemento Local Afiprodel, que preside María Dolores Pena, viajó el pasado fin de semana al país vecino para celebrar su décimo aniversario visitando las Aldeias Históricas portuguesas, un referente turístico luso que sobresale por su patrimonio histórico artístico junto a la frontera española. «Queriamos facer unha viaxe que tivese un sentido lúdico, mais tamén un valor formativo. Unha experiencia que se puidese aplicar no noso territorio», explica Dolores. Una vez allí, miembros de Afiprodel se reunieron con su delegación homónima lusa, con la que visitaron varias iniciativas empresariales y públicas. También charlaron con el equipo técnico para conocer las dificultades y los éxitos de los planes de desarrollo que llevan a cabo desde hace ya veinte años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El comercio local necesita un cambio que evite su fracaso definitivo