Los incidentes ponen la cara más negra de la festiva Semana Santa

El más grave tuvo lugar en Camariñas, donde un visitante andaluz recibió una paliza

.
t. longueira
cee, carballo / la voz

Para la inmensa mayoría de los vecinos de la Costa da Morte y los miles de visitantes recibidos la Semana Santa fueron las procesiones de Fisterra, la Mostra do Encaixe de Camariñas y las decenas de actos religiosos culturales y festivos organizados a lo ancho y largo de la comarca. Sin embargo, junto a esa práctica totalidad de la población, siempre hay algún pequeño grupo que se convierte en protagonista por todo lo contrario: la falta de civismo, su carácter violento y las nefastas consecuencias que se derivan de sus actos. Entre ellos destaca una pandilla de Camariñas que no tuvo mejor idea que acabar el jueves de la Mostra propinándole una soberana paliza -entre varios por supuesto- a un visitante andaluz. Ocurrió pasadas las tres de la madrugada a escaso metros del recinto del certamen, en el entorno de un local de hostelería, donde los implicados -que podrían ser al menos cinco, y entre ellos algún menor, según las identificaciones de la Guardia Civil en las que colaboró la Policía Local- golpearon repetidamente a la víctima, quien ha presentado denuncia con el correspondiente parte de lesiones.

Ante el riesgo de nuevos incidentes y con el conocimiento de que se estaba montando una fiesta en la carpa instalada por el Concello en la plaza del Mercado, la Guardia Civil de la localidad realizó un operativo para comprobar que todo estaba en orden. A las 18.00 horas los agentes se personaron para pedir los permisos y a las 21.00 horas aún nadie los había llevado al cuartel, porque no existían. De ahí que no llegase a celebrarse.

Algo similar ocurrió en Malpica con la Festa da Xuventude. En un primer momento, Portos de Galicia no dio autorización a la entidad promotora Estádiga. La asociación recurrió, pero en Portos «por falta de personal» al tratarse de Semana Santa no resolvió el recurso en plazo. Desde la asociación apuntaron ayer que sí tenían autorización, «segundo nos dixeron dende o Concello». El alcalde, Eduardo Parga, señaló que interpretaron la falta de contestación de Portos como un silencio administrativo.

«Aquí hai unha mafia de 10 ou 12 que vai dar en algo moi grave»

El hartazgo en Camariñas con un grupo de jóvenes, algunos ya no tanto y otros todavía menores, que tienen el trapicheo de drogas por forma de vida, la prepotencia por bandera y la costumbre de reventar fiestas en todo el entorno con su carácter violento, resulta más que manifiesto. Por mucho que las denuncias desaparezcan entre el miedo, las amenazas y a veces incluso el pago de cantidades de dinero, la indignación sigue ahí, pese al silencio que reina entorno a sus fechorías.

«Aquí hai un grupiño de 10 ou 12 que son como unha auténtica mafia e iso vai dar en algo moi grave, ben sexa para eles mesmos ou para outros», señaló un residente, que pidió la reserva de su identidad. Preocupa especialmente que estas actitudes sean tomadas de ejemplo por chavales cada vez más jóvenes, metidos también ya en las drogas.

Polémica en Malpica por la supuesta falta de permisos para celebrar la Festa da Xuventude

A Festa da Xuventude, que se celebró el pasado jueves, carecía, en un primer momento, de los permisos necesarios por parte de Portos de Galicia. La entidad organizadora recurrió esta decisión y Portos, «por falta de personal» no pudo resolver el recurso en plazo y forma.

Un detenido y cuatro identificados en una campaña de la Guardia Civil de detección de drogas en Carballo

Una persona fue detenida y otras cuatro resultaron identificadas por agentes de la Guardia Civil de Carballo por tenencia de estupefacientes. Estas diligencias, penales y administrativas, respectivamente, fueron abiertas en el marco de una campaña de prevención y control que el instituto armado llevó a cabo con motivo de la celebración de la Semana Santa en las entradas y salidas de la capital carballesa.

El único arresto se produjo el miércoles 21 de marzo, justo en el arranque de este operativo. El carballés J.D.G., nacido en 1990, fue detenido por portar 21 gramos de cocaína. Los hechos sucedieron a última hora de la tarde en la rúa Pan, en las inmediaciones del Pazo da Cultura. Una patrulla realizaba controles aleatorios cuando se acercó un BMW blanco y tres personas a bordo. Los agentes sospecharon de ellos y procedieron a la identificación. A uno de ellos, J.D.G., y sin antecedentes por tráfico de estupefacientes, se le localizaron 21 gramos de cocaína por lo que fue arrestado y trasladado al cuartel. Sus dos acompañantes quedaron en libertad sin cargos. El detenido pasó a disposición judicial y tras prestar declaración en el juzgado número 3 de Carballo, quedó en libertad en calidad de investigado y con la obligación de presentarse cada 15 días en sede judicial.

Otros cuatro individuos fueron identificados por los mismos motivos. En ambos casos, los agentes abrieron diligencias administrativas porque las cantidades incautadas de cannabis y derivados no alcanzaron el mínimo legal para tener la catalogación de delito. Las primeras de estas identificaciones sucedió sobre las 23.30 horas del viernes, 30 de marzo, en la rúa Bosque cuando una patrulla interceptó un BMW con dos personas en su interior. Ambos portaban pequeñas dosis de cannabis y algunos porros ya hechos para su consumo.

Las otras dos identificaciones se efectuaron sobre la una de la madrugada del viernes 30 al sábado 31 en Goiáns, cuando una patrulla del instituto armado carballés interceptó un vehículo con dos individuos a bordo. A ambos les abrieron diligencias administrativas por tenencia de cannabis y marihuana.

La Policía carballesa intercepta a un conductor borracho que paró para vomitar en la calle

Agentes de la Policía Local de Carballo abrieron diligencias contra un conductor por haber dado positivo en el control de alcoholemia. En concreto, por más que cuadriplicar la tasa máxima (1,02 y 1,08, respectivamente) de alcohol en aire espirado.

La denuncia se formuló sobre las diez y veinte de la noche de este domingo. Varios particulares alertaron a la Policía Local de que un vehículo que circulaba por la DP-1914, (sentido Carballo) invadía de forma constante el carril contrario, poniendo en serio peligro la seguridad del resto de usuarios de la vía.

Rápidamente, una patrulla se acercó al lugar del aviso. Al llegar a la rúa Compostela, los agentes observaron un vehículo parado en el arcén. Su ocupante había salido del vehículo y estaba vomitando en plena calle. Los policías procedieron a su identificación y realización de la preceptiva prueba de alcoholemia, arrojando un saldo claramente positivo y por encima del 0,6, que es límite que marca la diferencia entre la sanción administrativa y penal.

A J. P. T., nacido en 1970 y residente en Carballo, está investigado por un presunto delito contra la seguridad viaria y su vehículo quedó requisado y fue trasladado hasta las dependencias policiales

Unas horas antes, los agentes también pararon a un veinteañero de la localidad que iba al volante de un Honda Civic y dio positivo por drogas. Es ya la segunda vez que recibe una denuncia por el mismo motivo, conducir drogado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Los incidentes ponen la cara más negra de la festiva Semana Santa