«Eran festas fortes, coa Trébol, a París...»

Las celebraciones camariñanas aún hoy son de las más destacadas de la comarca como hace medio siglo largo


cee / la voz

La foto. El grupo musical de la imagen son Os Cazolos de Carnés aunque al tambor está Vicente Carril y a la gaita Pepe O Mantido, que como era natural de Carnés y amigo de Carril, no dejó pasar la oportunidad de la visita del conjunto de su pueblo a las fiestas del Carmen de Camariñas para retratarse como intérprete, dada su gran afición a la música. Son las celebraciones del 62 o el 63 y la fotografía debe corresponde -no lo saben seguro- a Manolo Alonso, padre del actual alcalde y abuelo del también fotógrafo Diego Alonso Freire.

Los protagonistas. José Pérez Romero y Vicente Carril Lema. Pepe O Mantido, ya fallecido, era toda una institución en Camariñas y en la Costa da Morte, sobre todo a partir de su empresa de construcción que realizaba obras públicas por la zona y por otros puntos de Galicia. Vicente Carril Lema no le va a la zaga en reconocimiento popular, porque además de presidir el equipo de fútbol local durante casi ya 40 años, estuvo un decenio largo al frente de la comisión de fiestas, algo que recuerda con especial cariño. Además, su familia regentó por aquella época, entre 1957 y 1984 el cine Rialto, popularmente conocido como Cine de Abaixo. De hecho todavía conserva la maquinaria y está dispuesto a venderla si le interesa a algún coleccionista.

El Carmen de Camariñas son palabras mayores en el calendario festivo de la Costa da Morte porque, preferencias artísticas aparte, resultan siempre de las más costosas, las que duran más días y también de las más concurridas. No es algo nuevo, como explica Vicente Carril Lema, protagonista vivo de esta foto con historia, toda vez que su compañero en la imagen -que tiene truco, porque ellos no son los verdaderos músicos-, José Pérez Romero, O Mantido, falleció el 13 de septiembre del 2014.

«Son os gaiteiros de Carnés, que lle chamaban os Cazolos, moi bos por certo. Viñeron para o Carme, non sei xusto se foi do 62 ou do 63, e como O Mantido era de Carnés, moi amigo meu e gustáballe moito a música, como a min, fixemos aquela foto. Aí estamos facendo as nosas historias, eu co tambor e el coa gaita», señalaba ayer por la tarde con una sonrisa Carril, que a sus 86 años venía del partido de los cadetes del Camariñas C. F., club que todavía preside.

«Eran festas moi fortes, bastante boas, porque nós tiñamos o apoio do axudante de Marina que nos acompañaba e a xente dábanos bastantes donativos. Viña a orquestra Trébol de Ferrol, a París, a antiga, o melloríño que había daquela», recuerda.

La diversión en la época era eso, las fiestas, el gaiteiro,... que permitían evadirse un poco del duro trabajo en el mar, con las redes, palillando hasta la madrugada o arrancado algún sustento de las exiguas fincas en forma de patatas o alimento para cebar un cerdo. La casa de Carril era una de las pudientes y eso les permitió alguna aventura empresarial, como la del cine Rialto, todo un acontecimiento para la localidad. «Traías unha película de Antonio Molina ou de Jorge Negrete e aquilo era impresionante. Había sesión o sábado e o domingo tres. Despois viñeron as de karate e tamén tiñan moito éxito», hace memoria. Sin embargo, hacia los años 80 los tiempos cambiaron y todo aquello se vino abajo. «Non foi tanto pola televisión, senón máis polas películas de vídeo en aluguer, que traían nas furgonetas. Ao mellor unha película que tiñas para poñer o sábado xa a estaban vendo na televisión durante a semana e, claro, a xente xa non ía ao cine. Pasou aquí, en Carballo e en todos os lados», concluye Carril, que guarda sobre todo buenos recuerdos de aquellos años, las fiestas y la música. De hecho, aún hoy le sigue reportando satisfacciones todo lo que hace por su pueblo, como liderar el club de fútbol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Eran festas fortes, coa Trébol, a París...»