Camelle consigue una casa para Tatiana

La joven viuda se siente abrumada por la solidaridad de sus vecinos, que reunirán los 24.000 euros necesarios

;
Camelle logra que Tatiana y sus tres hijos tengan un hogar La joven viuda se muestra abrumada por la ola de solidaridad de sus vecinos, que lograrán darle un techo

camelle / la voz

El teléfono de María José Sánchez no deja de sonar. «Ahora era la Institución Padre Rubinos para hacer un donativo». Hace un instante, otro particular preguntaba por un número de cuenta. Un desfile incesante de vecinos, y no tan próximos, para que Tatiana Alves y sus hijos tengan un hogar. «Vamos a conseguirlo mucho antes de lo que pensábamos», admite la vicepresidenta de la asociación vecinal, promotora de la campaña solidaria. El objetivo inicial, a punto de cumplirse, era reunir los 24.000 euros necesarios para comprar esa vivienda, pendiente de reforma, con la que José Secundino Suárez y Tatiana soñaron juntos. Arquitectos, albañiles, carpinteros, aparejadores y una empresa eléctrica se han ofrecido para colaborar, de forma desinteresada, en la obra posterior. Pretenden entregársela libre de impuestos y de cargas. «Vienen pensionistas, que sabes cobran quinientos euros al mes, con su billete de cincuenta en la mano para colaborar, y no puedes dejar de emocionarte».

Tatiana se encoge. Solloza e intenta recomponerse. La inesperada muerte de su marido, mariscador, con 37 años, la ha dejado embarazada, y con dos niños pequeños: Nagore, de siete años, e Iker, de dos. «Dependía mucho de él, tiraba de mí, se preocupaba de todo. Estaba siempre muy presente en la vida de mis hijos». Era, además, la fuente de ingresos de la familia. «Pagábamos 200 euros de alquiler, pero con la pensión que me queda no puedo afrontarlo». Mientras su nueva casa no sea realidad la acoge Charo, prima de su marido.

«Vienen pensionistas, que sabes que cobran 500 euros al mes, con su billete de 50» En Camelle, no se habla de otra cosa. El impacto exterior recuerda lo ocurrido con la figura de Manfred. Aquel alemán que pintaba y esculpía entre las rocas y que no sobrevivió a la tragedia del Prestige. Era diciembre del 2002. Camelle superaba ampliamente entonces los mil habitantes. Hoy ronda los setecientos. Secundino, muy activo en el movimiento asociativo, era tesorero de la comisión de fiestas. «Polo nadal celebrabamos unha cea os amigos e os primos», relata Alberto Casal, también miembro de la comisión. Junto a Modesto, con el que Secundino compartía oficio, decidieron darle una vuelta. «Doamos o que tiñamos aforrado na comisión e faremos un churrasco para toda a vila e entregarlle á familia o que reunamos. Se fora ó contrario, sería el o que estaría organizando isto».

Los marineros rifarán marisco. Los vecinos venderán lotería del Niño. La panadera donará pan de huevo con el que espera recaudar 900 euros. Tres magos harán una gala sin cobrar. El Deportivo les ha enviado camisetas firmadas para sortear. Los futbolistas de la comarca se prestan para un triangular. «Jugaríamos el Camelle, el Camariñas y el Muxía. Entre las entradas y la cantina serán más de mil euros», suma Vicente Carral, presidente del Camariñas. Tatiana parece no asimilar tanta respuesta. «Me siento muy agradecida, no me lo esperaba». Repite una y otra vez la palabra gracias. De toda Galicia han llegado los deseos de ayudarla. Para canalizar las donaciones se ha abierto, en Abanca, un número de cuenta, ES 13 2080 0080 5530 4000 8935.

El fin de semana harán recuento. Y si el cálculo no falla, las llaves de su futura morada estarán pronto en el bolsillo de Tatiana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
37 votos
Comentarios

Camelle consigue una casa para Tatiana