El homenaje frustrado de Camariñas a los voluntarios

César Portelo había proyectado colocar varios cubos de hormigón y cinco esculturas en el Alto da Vela


La hemeroteca está repleta de ambiciosos proyectos anunciados en su día que nunca se llegaron a materializar. Un buen ejemplo es el espacio con el que el Concello de Camariñas pretendía homenajear a los voluntarios del Prestige y cuyos detalles hizo públicos hace ahora 13 años.

Los responsables locales habían recurrido al arquitecto César Portela para idear un espacio con epicentro en las proximidades del Cabo Vilán, en el Alto da Vela. Allí serían colocados varios cubos de hormigón y cinco esculturas de bronce que representarían a los voluntarios recogiendo chapapote. Además se habilitaría un mirador y una senda peatonal.

Dos años después, el Concello anunciaba su intención de solicitar a Portela algunos cambios, sobre todo en lo relativo a la ubicación de los cubos de hormigón. Nada se ha sabido desde entonces de aquel frustrado homenaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El homenaje frustrado de Camariñas a los voluntarios