La memoria rural subsiste a duras penas en los museos de la zona

El Concello de Camariñas busca ubicación para las piezas de A Ponte do Porto y en Carreira quieren ampliar


carballo / la voz

Es difícil mantener un museo incluso con ayudas públicas, pero mucho más lo es si se carece de ellas y todo se fía al voluntarismo y los fondos privados. Y más aún si lo que se muestra son signos de identidad de toda una comarca. Hay muchos ejemplos. Relacionados con el mar, el del seno de Corcubión o el del castillo de San Carlos de Fisterra. Con la artesanía, el de las piezas de barro del fallecido Luciano García Alén, algunas únicas y de gran valor histórico, en manos de la familia desde que en el 2011 la Xunta cerró el Centro Comarcal de Buño, abierto hace 20 años, en el 97.

La mayor parte están relacionados con la tierra, los oficios agrícolas y ganaderos, y el día a día en el mundo rural. Uno de los más destacados siempre fue el Museo Etnográfico de A Ponte do Porto, una especie de museo do pobo galego en pequeño realizado gracias a muchas aportaciones. Muy ecléctico: desde billetes de barco de principios del siglo pasado, máquinas de escribir de la primera época, fotos, armas de la Guerra Civil, piezas de carro, elementos de las casas antiguas... Ahora está cerrado, y el material almacenado en frente. Y, como explicaron ayer desde el Concello, buscan una ubicación para mostrarlo todo en condiciones. Pero es complicado. Hasta lo intentaron con la vieja Cámara Agraria, pero desde la Xunta no le dan facilidades.

O Santiaguiño de Carreira, en Zas, cumple 25 años y ha ido reuniendo numerosas piezas relacionadas con el liño, que se pueden ver en su centro social y museo. Hay muchos más objetos: sarcófagos, hachas neolíticas, artesanía, cerámica.... Y gran cantidad de elementos del carro. Les gustaría ampliar la sala al cobertizo anexo y crear un centro de interpretación, pero hacen falta fondos y tiempo.

Años fueron los que le dedicó el sacerdote José Lago Cambeiro, natural de Buxantes y fallecido en el 2010 a los 75 años, a reunir miles de piezas etnográficas. Actualmente están en varios pabellones de sus herederos en el lugar de Riotorto (Nosa Señora da O), en Muxía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La memoria rural subsiste a duras penas en los museos de la zona