La gran fiesta del Carmen estuvo en el mar

j. v. lado, p. blanco

CAMARIÑAS

Las procesiones marítimas de Camariñas, Corme y Corcubión congregaron a una gran multitud

17 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Unos 33 grados marcaba el termómetro en Camariñas ayer. Fue mucho el calor, pero también mucha la gente que quiso tomar parte en el día más grande de la villa del encaixe, el día principal de las Festas do Carme, que además, para acabar de coronar la suerte, cayó en sábado.

Prácticamente la totalidad de los barcos, por no decir la totalidad -en los pantalanes solo quedaron dos o tres botes pequeños- salieron en procesión, siguiendo a la patrona y protectora de los marineros, a bordo del «Lago Dos». Fue una demostración del poder que tiene la flota de este municipio, una exhibición de dominio marinero, sin ningún tipo de incidente y manteniendo vivo ese recuerdo a quienes faltan ya.

La gran fiesta fue precisamente en el mar, por más que la Danza de Arcos, una de las más emblemáticas de la Costa da Morte, congregase a numeroso público siguiendo los pasos de 60 jóvenes camariñáns. Con su colorido y su baile acompañaron a la Virxen desde la iglesia hasta el puerto y después de vuelta desde el puerto. Hasta los integrantes del coro Saint Luc de Banabakintú (Costa da Marfil) se atrevieron a tomar parte del ritmo pasando por debajo de los arcos, demostrando que África y baile son todo uno.