El jurado declara culpable de asesinato al hombre que mató a su mujer de tres disparos en Cabana

Entiende que actuó con alevosía y consciente de lo que hacía en cada momento


Carballo / La Voz

El jurado popular declaró por unanimidad a Julián Gil Pose, de 58 años, culpable del «asesinato» de su mujer, Ana Belén Varela Ordóñez, de 50 años, quien falleció en la tarde del 19 de agosto del 2018, tras sufrir dos disparos a quemarropa por la espalda, y un tercero en el suelo, el último, en la cabeza. Los integrantes del jurado iniciaron su deliberación en la mañana de este lunes y a media tarde ya tenían su veredicto. Entienden además que el autor confeso del crimen actuó con alevosía y le aplican los agravantes de razones de género y parentesco, eliminando como posible atenuante el de estado de embriaguez. Los integrantes del jurado popular creen que Julián Gil Pose no tenía disminuidas sus capacidades físicas y mentales y era consciente en todo momento de lo que había hecho. También consideran probado que el acusado del denominado crimen de Cabana de Bergantiños utilizó un arma de fuego, en concreto, un revolver de fabricación brasileña de la marca Rossi, para el que no tenía licencia además de tratarse de un arma que no había sido registrada en España en ningún momento desde que la había adquirido en el extranjero, donde trabajaba colocando pladur.

Con este veredicto, el jurado popular, y de forma unánime, da la razón, punto por punto, a los argumentos de la Fiscalía, la acusación particular y la acusación popular que, en este último caso, ejerció la Xunta de Galicia. En los tres casos siempre defendieron que Julián Gil Pose era culpable de asesinato con alevosía con agravantes de parentesco y razones de género. Por estos hechos solicitaron en sus escritos de conclusiones una pena de 25 años por asesinato y 3 más por tenencia ilícita de armas. De forma paralela reclamaron una orden de alejamiento de los hijos y familia de la víctima cuando salga de prisión y unas indemnizaciones que rondan los 200.000 euros.

Este veredicto también supone el rechazó íntegro de los atenuantes esgrimidos por la defensa de Julián Gil Pose, quien solicitaba al jurado que se tuviera en cuenta que estaba borracho en el momento de efectuarse los disparos (1,47 de tasa en sangre), que estaba medicado por una depresión y que había una reparación de los daños hacia los allegados directos de la víctima.

Ahora será la magistrada de la sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña la que fije la condena en sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El jurado declara culpable de asesinato al hombre que mató a su mujer de tres disparos en Cabana