Las sendas de Laxe y Coristanco empezarán a construirse este año

La conselleira de Infraestruturas se desplazó hasta Cabana, a la senda peonil y ciclista que une Neaño y A Carballa


Carballo / La Voz

Con la senda peatonal y ciclista entre Neaño y A Carballa, que acaba de ser inaugurada, ya son cinco los itinerarios de este tipo que la Xunta ha impulsado en la comarca de Bergantiños dentro del Plan de Sendas de Galicia. Los otros dos que faltarían para completar el plan serían el de Carballo-Coristanco y el de Laxe-paseo marítimo, más la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, anunció en una visita que hizo a Cabana que desde el Gobierno Autonómico están «ultimando os detalles dos proxectos para licitar canto antes e iniciar as obras este mesmo ano».

Serían, así, siete itinerarios, que sumarían una longitud total de 11 kilómetros y unos cinco millones de euros. Una apuesta, resaltó Vázquez, «pola mobilidade sustentable e respectuosa co medio ambiente» y que, sumándose a los tramos ya existentes de aceras, suponen siete kilómetros de vía exclusivamente para peatones y ciclistas.

Un kilómetro y seiscientos metros en los que se ha optado por utilizar anchos variables que van desde los dos metros hasta los tres y medio: «Un ancho suficiente que ademais conta con zona axardinada e cuneta de seguridade».

Además de este nuevo itinerario, también se mejoró la intersección en la zona de A Carballa, unos trabajos que, según la conselleira, se retrasaron más de lo debido por motivos relacionados con la instalación de servicios eléctricos. Esta mejora supone la eliminación de «un punto negro», según el alcalde de Cabana, José Muíño, que acompañó a Ethel Vázquez en su recorrido por la senda. «A Xunta sempre foi sensible ás demandas da xente de Cabana. Houbo, en todo momento, unha colaboración moi estreita entre as administracións, así como con López Cao. Os veciños están moi contentos co resultado», añadió.

La Xunta entregará las fincas amojonadas a los propietarios del Agra de Cazón

La treintena de propietarios del Agra de Cazón, un terreno de unas ocho hectáreas expropiado parcialmente por la Xunta para la construcción de la autovía, reclaman que se les entreguen ahora sus fincas con los correspondientes mojones delimitadores colocados. Según los dueños, el Gobierno Autonómico pretende devolverles sus terrenos sin los marcos repuestos. Ya se han reunido en varias ocasiones e incluso han acordado contratar a un abogado para que les represente de forma conjunta.

La conselleira, cuestionada al respecto en su visita a Cabana, respondió: «A información que tiñamos [...] é que os veciños non tiñan interese en que se entregaran as fincas cos marcos. En todo caso, se ese é o seu desexo, entregaranse así. Xa llo trasladei ao responsable da Dirección Xeral de Infraestruturas».

El alcalde, con el que los afectados solicitaron reunirse, comentó que, para él, lo más sensato sería no volver a «fraccionar» el terreno, pues se quedarían fincas de apenas «un ou dous ferrados». Muíño asegura que les propondrá una «parcelaria privada» y que ese terreno pueda ser utilizado, por ejemplo, por un ganadero o por agricultores que buscan espacio para grandes huertas o invernaderos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las sendas de Laxe y Coristanco empezarán a construirse este año