«Antes iamos de viaxe oito ou dez nunha furgonetiña con catro cousas»

PERSONAS CON LA HISTORIA | La pasión por el acordeón de Jacinto Paredes surgió con 11 años en el Salón Victoria «o como lle chamaban en Borneiro, O Salón do Patricio», como era conocido su padre


carballo / la voz

Después de casi 60 años ligado a la música cree que sigue en deuda con ella: «Deume máis a música a min que eu a ela». Se toma su tiempo tras esta aseveración. Se emociona. Y trata de justificar sus palabras: «Casei moi novo, tiña unha familia, viaxes por traballo, compromisos, ensaios... Pero aínda así, tíñalle que dedicar algo máis, porque a música é moito máis que todo iso, e gozar dela, sentila».

Jacinto Paredes Moreira tiene 70 años. Nació en Borneiro (Cabana) y es el segundo de cinco hermanos. Sus padres, Manuel y Magdalena, regentaban un negocio que aglutinaba un ultramarinos, una panadería... Y un salón de baile. Oficialmente era O Salón Victoria, pero todo el mundo lo conocía por O Salón do Patricio, sobrenombre por el que era conocido su padre. Jacinto tenía 11 años cuando empezó su pasión por el acordeón: «Había un na casa e o meu irmá maior tocábao, pero non lle daba moi ben. Entón un día díxome que probara eu, e eu chafullaba nel».

Poco después empezó a ir a clases: «Ensinábame Xosé María, de Neaño, unha persoa moi válida para a música, do mellor da contorna. Ensinoume solfeo e a tocar o acordeón». Un año después Jacinto Paredes se marchó a A Coruña: «Era moi novo, alí seguín co solfeo e co acordeón. Vivía nunha pensión preto da praza de España que, por aquel entón chamábase o campo da leña». Pronto llegaron las orquestas interesándose por su situación para incorporarlo: «Tiña 14 anos cando me chamaron da Venus de Ponteceso porque tocaban no Salón Vitoria e había certa amizade coa familia».

Todo parecía ir sobre ruedas hasta que sufrió un grave accidente de tráfico. «Foi vindo de Baio a Borneiro cuns primos. Sufrimos unha saída de vía e danei moito a man esquerda. Sufrín varias operacións e enxertos. Estiven case sen tocar un ano». Para aquel entonces ya había dejado un poco de lado el acordeón para centrarse en el piano: «Por aquel entón as orquestras tiñan teclados». En su casa todavía guarda como oro en paño un hermoso piano adquirido por 96.000 pesetas hace unos cuarenta años.

De Venus de Ponteceso, pasó a la Sintonía de A Coruña, Los Trovadores, Los Satélites y finalmente Trébol, donde permaneció 33 años. Reconoce que la etapa en la que mejor se lo pasó fue cuando era «chaval» porque, claro, no había las responsabilidades que conlleva tener una familia.

Trato cercano

Jacinto Paredes, que reside en A Telleira (Cabana), recuerda con cariño el trato personal que existía entre los organizadores de las fiestas y las orquestas: «Antes, os das comisións falaban directamente contigo e co paso de tempo xurdía certa amizade». Y añadió: «Chegabas aos pobos, a xente esperábate, convidábate a un viño... había un trato próximo. De feito, manteño contacto a día de hoxe con moitos daqueles que organizaban as festas».

Odisea de viajes

Aquellos viajes por carretera eran una verdadera odisea para Jacinto: «Polo xeral alugabamos unha furgonetiña e iamos oito ou dez nela, con catro cousas que levabamos arriba. Lembro A Rúa de Petín polo San Antonio. Estabamos alí cinco días e saiamos da casa o día antes para chegar xusto á sesión vermú. O bo é que nunca durmías nun hostal. Os das comisión acollíanos nas súas casas. Collías amizade con toda aquela xente. Tamén lembro que durante 14 anos seguidos fomos a Barcelona a tocar pola festa da gastronomía. Aloxabámonos no Hotel Princesa Sofía. Para ir para alá iamos en furgoneta. Marchabamos de madrugada cun día de antelación e soamente collíamos a autoestrada ao chegar a Burgos».

Su trabajo en la Trébol lo compaginó durante veinte años con ser profesor en la asociación de vecinos de Serantes, Laxe, de la que salieron grandes músicos: «Lembro a Antonio Castro, que fixo carreira de acordeón, ou a Sindo, de Matío». Eso sí, asegura que cuando empezó en la música, esta comarca y, en general, la provincia de A Coruña, no destacaba precisamente por haber virtuosos del acordeón: «Sempre tiven claro que os mellores acordeonistas estaban en Pontevedra. Un dos mellores foi Diosiño, director de orquestra Florida. Foi el o que me meteu o gusaniño no corpo polo acordeón. Aquel home, que morreu hai un par de anos, tocaba dunha forma moi especial, marabillosa. Non era aquel pum, cha, cha, pum, cha, cha... Non, aquel home era un virtuoso».

Ya jubilado, Jacinto Paredes sigue dándole al acordeón. Lo hace con sus amigos: «Veñen a casa, falamos e tocamos algo». Y sobre la música moderna, no es algo que le apasione mucho. Tampoco la critica, pero hay algo que no concuerda en su filosofía: «Emprégase moita maquinara, moito ordenador». Y como contrapeso puso como ejemplo la reciente actuación de Carlos Núñez en Dombate: «É un fenómeno, pero os músicos que o acompañaron tamén estiveron chapó».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Antes iamos de viaxe oito ou dez nunha furgonetiña con catro cousas»