«A palabra cáncer agora xa non significa morte»

La junta local de Cabana celebrará el sábado su cena anual y sus 20 años de vida con una gran fiesta


Veinte años cumplirá este sábado la junta local de Cabana de la asociación de lucha contra el cáncer. Tantos como llevan al frente de la entidad las integrantes de su junta directiva. Un grupo formado por diez mujeres -una en representación de cada parroquia del municipio- que dos decenios después ya son «unha gran familia». Así se define por boca de su presidenta, Julia Blanco, este colectivo en el que nada ha cambiando con el paso del tiempo. Ni las ganas de trabajar ni los cargos que desempeñan. Carmen García (vicepresidenta), Carmen Verdes (tesorera), Marina Beizana (secretaria), Trinidad Castiñeira (vicesecretaria) y Elvira Redondo, María Luisa Andrade, Benigna Sande, Josefa Martínez y Carmen Villar (vocales). Incluso Elena Viturro, presidenta provincial aquel 16 de abril de 1996 en que se firmó en el consistorio -siendo alcalde Manuel Barral- la constitución de la junta local cabanesa sigue en el puesto.

Sí ha cambiado en este tiempo el impacto de la enfermedad -«antes había moitos menos casos e agora vén xente case a diario», cuenta Julia-, pero también los medios y los remedios para hacerle frente. «A curación e a esperanza de vida avanzaron moito e a palabra cáncer agora xa non significa morte». En ese ámbito la labor de estas entidades ha sido muy importante a través de sus campañas benéficas. Los pacientes del Centro Oncolóxico de Galicia se benefician de un aparato donado por la junta cabanesa.

También ha cambiado la percepción que la gente tiene de la dolencia. «Había quen no se atrevía nin a pronunciar a palabra, só dicía ?teño iso?, pero agora xa se fala abertamente e iso é un paso moi importante».

Este sábado, 16 de abril también, Cabana tendrá ocasión de conmemorar esos 20 años con una nueva edición de su cena solidaria anual. Una cita convertida ya en un acontecimiento social que en esta ocasión les está obligando a hacer encaje de bolillos para atender todas las peticiones. Van ya camino de 800 las personas anotadas y la logística para acomodarlas a todas en el pabellón y servirles la cena (por parte del restaurante A Mundiña) se complica. Un inconveniente menor de la solidaridad con la que los vecinos responden siempre a la llamada de Julia Blanco y sus compañeras y que se pone de manifiesto también en el grupo de voluntarios que colaboran para que la gala del sábado sea un éxito. Con ayuda asimismo del personal municipal y de Protección Civil. «A xente aquí xa non lle chama a cea do cáncer, senón a festa do cáncer», concluye Julia Blanco para reflejar el espíritu vitalista con el que la entidad afronta su labor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«A palabra cáncer agora xa non significa morte»