El Atlético Arteixo de Juan Riveiro doblegó al Paiosaco

Melissa Rodríguez
melissa rodríguez CARBALLO / LA VOZ

A LARACHA

BASILIO BELLO

Bandera, autor del 0-2, tuvo en sus botas el 0-3 y el 0-4. Hubo once tarjetas amarillas

03 oct 2021 . Actualizado a las 22:57 h.

El Paiosaco no tuvo el estreno deseado en casa en la nueva categoría. En la segunda jornada de Preferente recibió al Atlético Arteixo de Juan Riveiro, ex entrenador en A Porta Santa en las últimas seis temporadas. Se preveía uno de los partidos más atractivos entre dos aspirantes al ascenso, si bien al final los visitantes fueron los grandes protagonistas del encuentro con lo mostrado a lo largo de los 90 minutos, sobre todo en la segunda parte, y el 0-2 final. Y es que los goles, de Pablo Ramos y Bandera, llegaron en los segundos 45 minutos. A destacar, las once tarjetas amarillas que el colegiado Martell Gonzalo Belmonte (A Coruña) mostró a ambos equipos, si bien el local fue el más perjudicado con siete cartulinas. No le tembló la mano a la hora de sacar los cartones.

La primera parte fue muy disputada por ambos cuadros. Los rojiblancos desde el primer momento dieron señas de querer ser los dominadores del choque, pero los verdiblancos no se lo pusieron fácil. No fue hasta la primera media hora de juego cuando los de Riveiro se hicieron con la posesión. En todo caso, no hubo grandes ocasiones en el primer período. El Paiosaco aprovechaba los robos y, sobre todo, las pérdidas de balón, para salir a la contra, aunque sin crear excesivo peligro. Por su parte, el Atlético tuvo llegadas más cercanas a la meta defendida por Rama. De esta manera, un tiro de Aitor desde su banda, la izquierda, al primer palo, que se marchó fuera por poco, se convirtió en la única oportunidad clara para abrir el marcador antes de llegar al descanso. Diego García animó desde el banquillo a los suyos, que presagiaron lo dura que iba a ser la segunda parte.

Ambos técnicos apostaron por un 1-4-2-3-1. No hubo cambios de ningún tipo en el intermedio.

Distinto fue el arranque de la segunda mitad con el que pudo ser el 1-0 y el que finalmente fue el 0-1. Un remate de cabeza a un córner botado por Josiño casi cruza la línea de gol defendida por José Hevia. En el 52, Pablo Ramos abrió la lata con un centro chut desde el carril derecho. Pilló a la zaga desprevenida.