Carballo / La Voz

La Quedada BTT dos Callos de A Laracha fue todo un éxito. Sobre todo, en la participación. De los 287 ciclistas inscritos, solo faltaron a la cita dos. Y entre los participantes, hubo muy pocas bajas debido al buen tiempo. La climatología fue otro de los aspectos clave de la jornada. Si la sexta edición se vio entorpecida por la lluvia, todo lo contrario sucedió en la prueba no competitiva celebrada este domingo. Así es que los terrenos por los que pasó el pelotón mostraron unas condiciones óptimas en todo momento.

Había dos recorridos: el largo, de 38 kilómetros, y el corto, de 25. Ambos partieron a la misma hora, las nueve y media puntuales de la mañana, desde el IES Agra de Leborís. Fueron en dirección a Vilaño, para pasar por la zona límite con Carballo. Los deportistas anotados al trayecto de mayor distancia continuaron hasta colindar con Cerceda, mientras que los demás dieron vuelta para regresar al punto de partida, eso sí, por Golmar. La inmensa mayoría del tramado transcurrió por senderos.

El vimiancés Gabriel Castiñeira Pais fue el primero del recorrido largo en cruzar la meta. Anduvo cerca de las dos horas. Le siguieron, escasos minutos después y por este orden, el larachés Juan García Dubra, y el arteixán Daniel Gómez Sanjurjo.

El podio femenino estuvo encabezado por la ordense Natalia Raña, que se proclamó recientemente con la selección gallega de ciclocrós, campeona nacional en máster -40. Bárbara Sebes do Barro, fue segunda, y compartieron el tercer puesto las coruñesas María Rama y Silvana Sieiro, al cruzar juntas la meta.

Como es habitual, también hubo premios para el club más numeroso, que en esta ocasión se quedó en casa con la participación del Laracha en Dúas Rodas con diecisiete deportistas; la entidad más lejana, el Tres Lunas de O Barco de Valdeorras; el participante más veterano, Antonio García Pol; y el ciclista más joven, Tomás Pombo Álvarez.

La organización, la Agrupación Deportiva Downhill larachesa, se mostró muy contenta ayer con el desarrollo de la quedada: «Saíu todo moi ben», se animó a decir Maximino Pérez, uno de los directivos. Destacó que fueron muchos los corredores que los felicitaron por la buena señalización de los caminos.

Los últimos en llegar al pabellón municipal cruzaron la meta sobre la una y cuarto del mediodía. A las tres de la tarde, todavía se encontraban degustando los callos que le dan el nombre a la cita. Pero ya antes comieran un bocata de lomo con queso, avituallamiento de lo más especial.

No hubo muchas averías salvo algún pinchazo sin más dificultad que esa, y tanto la Policía Local como la Protección Civil de A Laracha colaboraron en la seguridad de la quedada. También colaboró el Concello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

CON ÁLBUM | Éxito de participación en la Quedada BTT dos Callos larachesa