Dos ruedas para valientes en A Laracha

Unas 300 personas participaron en el último Día da Bici del verano, pasado por agua


carballo / la voz

Solo de valientes pueden calificarse las 300 personas que ayer tomaron parte en la 32.ª edición del Día da Bicicleta de A Laracha. Aunque en el momento de la salida desde la Praza do Concello -después pasarían por Paiosaco, Monte da Estrela...- hasta lucía el sol, sabían bien que los aguaceros de verano andaban rondando. En Caión, el punto de meta, amanecía con chaparrón y eso mismo fue lo que les cayó tanto en el avituallamiento como al final del recorrido, cuando ya se sorteaba la bicicleta. Por el camino se valieron de artilugios varios para frenar la humedad, desde bolsas por debajo del casco a periódicos por dentro del maillot, pero el caso es que alguno arribó a la Praza Eduardo Vila Fano con todo el deseo de retorcer la camiseta. ¡Y vaya si salió agua!

No solo los clubes laracheses -hay cinco- participaron en este encuentro familiar sobre dos ruedas que año tras año, desde hace tres decenios, reúne a ciclistas de todas las edades. También lo hicieron otras agrupaciones llegadas de Carballo, como Media Ducia; o de Cerqueda (Malpica), tal es el caso del Croa do Castro, e incluso de Cerceda. Con varias reagrupaciones de por medio fue avanzando el pelotón, vigilado en todo momento, pues en estas es vital la colaboración de Protección Civil, Policía Local, Tráfico y medios de emergencia.

No hubo que lamentar más que algún rasguño por resbalar, pero por lo demás alcanzaron los participantes el mar todavía con energías para aguardar la entrega de regalos y para aplaudirse unos a otros por haber completado los kilómetros en un día de verano tan raro. Alberto Blanco Veiga, edil de Caión, se estrenaba sobre ruedas al lado de otros concejales de su equipo ya veteranos en estas lides, como Patricia Bello, Suso Souto o Moncho Barbeito. Su puesta de largo, desde luego, fue pasada por lluvia.

Jamón y experiencias

Además de la bicicleta y de los detalles para el ciclista más joven y el más veterano, el Concello sorteó ayer tres regalos. El jamón le vendrá bien a Manuel Ferro Pérez, vecino de Torás, ya que en nada inician fiestas. Enzo Arrojo Barreiro disfrutará de un pack de experiencias de aventuras y, José Antonio Vázquez Calvete, de Rus, de otro para el relax.

La bici, el más joven y el más veterano

La bici, el más joven y el veterano. El premio más esperado, la bicicleta, se fue para Ángel Otero Aragón, de Coiro. Era tal el aguacero que caía en ese momento que fue su hermano quien escuchó el nombre y subió al escenario a por ella -en la imagen, montado, al lado de Xurxo, segunda mano inocente de la jornada-. Roland Ibáñez, nacido en 1943, no andaba por la plaza, así que fue el segundo más veterano, Andrés García Mol (1944), quien se llevó el detalle de participación. Ismael Lozano Pardiñas, de noviembre del 2017, resultó ser el participante más joven de la cita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Dos ruedas para valientes en A Laracha