Carballo / La Voz

Duelo histórico el disputado ayer en el municipal. Por primera vez Laracha y Paiosaco se medían en partido oficial en Tercera División. Fue un derbi apasionante, intenso y lleno de alternativas. Ya lo vaticinaba el preparador del Paiosaco el sábado, al asegurar que sería un partido en el que los jugadores tendrían miedo a perder el balón y que no habría continuidad en el juego. Dicho y hecho. Pero mereció la pena ver el choque. Por encima, el campo registró un gran lleno, con un millar de aficionados, que desafiaron al frío y a la lluvia, que comenzó a hacer acto de presencia justo cuando finalizaba la primera parte.

El duelo arrancó con un ligero dominio por parte de los locales. Tanto Óscar Gilsanz como Juan Riveiro se desgañitaban en la banda, sobre todo, el técnico visitante, quien, con vehemencia, daba consignas a los suyos de manera constante. Las primera ocasiones, no muy claras por cierto, fueron para los laracheses, pero los delanteros tenían el punto de mira algo desviado. El Paiosaco esperaba en la retaguardia para dar un zarpazo. Y llegó. Corría el minuto 25. Javi Fuentes dio un excelente pase en profundidad hacia la banda derecha, donde se encontraba Bilal. El lateral cedió el esférico a Aythami, quien, a su vez, envió un preciso y precioso centro con rosca al corazón del área, rematado al fondo de la red por Pablo.

Protagonismo

Este gol cambió al protagonista del derbi. Los verdiblancos se adueñaron del balón y los laracheses tenían dificultades para enlazar las jugadas. Iago Novo, otra vez inconmensurable, y Kanouté le daban cierto criterio al juego local. Y cuando parecía que se iba a llegar al descanso con ventaja mínima para los visitantes, Bilal cometió un ingenuo penalti, por zancadilla, sobre Iago Novo, que transformó Iván (min 41). Este gol hizo mucho daño al Paiosaco, que se veía hasta entonces cómodo en el partido.

Dominio local

Tras la reanudación solo hubo un equipo sobre el campo de fútbol: el Laracha, que dominó en todas la facetas de juego. Víctor, por la derecha, fue un estilete con sus arrancadas y desbordes y Kanouté volvió a demostrar que es un jugador clave. Mientras, al Paiosaco le quemaba el balón. Los jugadores no eran capaces de hilvanar una jugada en condiciones. Balones en largo, pero ni Josiño, ni Eloy, ni Iván Amor la olían. Solo corrían para intentar llegar a los melones que les mandaban desde la defensa. Riveiro se desesperaba en la banda y decidió hacer un triple cambio. Eso sí, el Paiosaco tuvo la ocasión más clara de todo el segundo tiempo. Transcurría el minuto 73. Iván Amor dentro del área pequeña falló en el disparo, que Santi Canedo no logró atajar, y el rechace fue a Eloy, quien, incomprensiblemente, envió fuera. Instantes después dejaban sus puestos a Juanma, Jesús y Otero, que equilibraron la contienda. El Paiosaco pasó de defender a apretar al rival arriba. Pero ya era tarde. Ambos conjuntos se conformaron con unas tablas, que hicieron justicia a lo visto sobre el terreno de juego.

Santi Canedo, Víctor, Ramsés, Iván, Antonio, Kanouté, Iago Novo, David, Nacho, Ortuño (Concheiro, min 82) y Sandá (Manu Mosquera, min 75).

 Rama, Bilal, Popi, Ventola, Beto, Javi Fuentes, Pablo, Josiño (Juanma, min 75), Eloy (Jesús, min 75) Aythami e Iván Amor (Otero, min 75).

 Goles: 0-1, min 25: Pablo. 1-1, min 41: Iván, de penalti.

 Incidencias: Gran entrada en el municipal de A Laracha, con un millar de aficionados, 800 de ellos de pago en taquilla. Hubo una amplia representación de seguidores del Paiosaco. La lluvia fue protagonista desde el tramo final del primer tiempo y durante toda la segunda parte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tablas históricas en el municipal