CARBALLO / la voz

La horticultura comarcal avanza con fuerza, a tenor de lo visto ayer en la feria sectorial celebrada en Paiosaco. No es un camino fácil ni rápido, como explicaron muchos de la veintena de participantes, pero sí se percibe una mejora gradual en la comercialización en base sobre todo a dos aspectos: la calidad y la innovación.

La Feira da Horticultura mostró ayer todo eso y algo más. Incluida la certeza de que el cambio de la capital municipal de las dos ediciones anteriores al recinto de Paiosaco ha sido un acierto, además de ceñirlo solo al horario de mañana, justamente el que coincide con el mercado quincenal. Que ayer, como siempre, estaba abarrotado. Paiosaco muestra una potencia ferial que ya quisieran otras localidades de mucho más tamaño. Puestos a pedir, solo sobró el calor, que no hacía agradable exponerse delante de lo puestos. Pero había que hacerlo para constatar la calidad de los productos. Y catarla, opción que muchos permitían. Todo lo imaginable: tomates, cebollas, calabacines, perejil, patatas... Toda la huerta con estándares máximos de cultivo, ecológicos o no, con residuos cero, con sellos de calidad que garantizan su origen. Curiosamente, una feria así también sirve para conocer el trabajo que se realiza justo al lado de casa, en plena comarca, y que tiene como clientes finales desde a un vecino hasta grandes cadenas, empresas importantes, el mercado coruñés, restaurantes o entregas a domicilio. Un amplio sector productivo de la huerta de Bergantiños y As Mariñas (sobre todo) que genera a su vez nuevo empleo. Un buen número se agrupan en la Horta do Noroeste, con base en A Laracha, con unos 23 socios. Cristina Vázquez, de Verduras Chelín, mostraba su trabajo. Y los frutos, como sus etiquetados y los encajes perfectos que nada tienen que envidiar a otros. Son más detalles de gran interés para el consumidor, que poco a poco va teniendo noticias de estos cambios. No son pocos, cada uno con los suyos. En Añón Pardiñas destacaban los criterios ecológicos seguidos, incluso con la polinización con abejas. En Horta Millarda, de Arteixo, que sirven a tiendas, particulares o comedores, destacaban los certificados de calidad de su producción. Muchos de los presentes vendían a los interesados, la novedad de este año, pero otros preferían no hacerlo, solo darse a conocer, aspecto que destacaron todos los encuestados: darse a conocer, llegar a más público, ver y probar. «Que se saiba o que hai e a importancia que ten», indicaba Vázquez. Y, además, con la posibilidad de ganar una de las once cestas que sorteó el Concello, aportadas por las dos asociaciones de productores presentes.

Listado por wasap y entrega a domicilio

La innovación se ve en numerosos aspectos: desde productos de diversos colores y sabores hasta la manera de acercarse a los clientes. Juan Ramón Sanjurjo, de Verxel Galego (Traba, Coristanco) hace un listado semanal de lo que ofrece, para que sus clientes elijan y hagan sus pedidos. Él se los lleva a casa el sábado, por toda la provincia. «Funciona moito o boca a boca», explica, y no solo por el sabor.

Laura Recarey, de Horta Baldaio, tiene la mayor parte de sus clientes en el mercado coruñés. Como sus compañeros, mostraba una amplia variedad. Néstor Liñares, de Horta da Lousa (Cerceda) sorprendía con sus tomates cherry chocolate, entre otros. Y antes, con sus brotes para restaurante. También lo hacía la chef Beatriz Sotelo con sus exquisitas preparaciones, con mucha demanda. La feria también fue aprovechada por el Concello, con estand propio, lo mismo que los empresarios laracheses. La respuesta garantiza la continuidad el año que viene.

Las danzas blancas despidieron las jornadas de divulgación de «Camariñas, o mar todo»

Si en A Laracha potenciaron ayer los productos de la tierra, en Camariñas hicieron los propio con los el mar. Bajo la denominación Camariñas, o mar todo, ayer concluyeron tres días de numerosas actividades, entre las que destacaron las degustaciones de empresas como Gallego Pereira, Industrias Cerdeimar, Elaboraciones Lemar o Pescados Pedreira, que repartieron más de 1.500 raciones de pulpo, congrio seco, caviar de erizo o atún.

No solo fue una cita gastronómica, sino que hubo una oferta muy amplia y variada. Y colorida, pese a que el blanco fue el protagonista, ayer, del primer Encontro de Danzas Brancas.

Participaron los grupos de danza de arcos y danza de espadas de Camelle, Cariño, Quintáns, Vilastose, Coucieiro y la propia capital municipal. Fue un desfile vistoso y muy seguido, que comenzó a media tarde en dirección al recinto ferial (mercado) con los gaiteiros Con todo en Banda, Abrindo Rejo y Os Xaramiños. Después, los danzantes, hasta situarse junto a la escultura dedicada a la Virxe do Carme, en el paso marítimo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La horticultura comarcal se abre paso por la calidad y la innovación