La Costa da Morte se parte en dos

Mientras Bergantiños se aprovecha de las sinergias que ofrece A Coruña y su área de influencia, Soneira y Fisterra languidecen por falta de oportunidades

.

Carballo / la voz

La evolución económica de las tres comarcas que conforman la Costa da Morte llevan dos tendencias claramente diferenciadas en los últimos años. Una divergencia que va en aumento con el paso del tiempo, y que de no adoptarse las medidas correctoras oportunas, podría desembocar en una fractura en creación de empleo, riqueza y renta per cápita.

Así lo indica el Plan Estratégico de Promoción Industrial de A Coruña y su área de influencia. Se trata de un informe de 77 páginas elaborado por la Cámara de Comercio de A Coruña. En el documento se indica que mientras Bergantiños, sobre todo Carballo y A Laracha, ha sabido coger el tren de las sinergias que ofrecen el puerto exterior, el tejido empresarial de A Coruña y su área de influencia, sobre todo Sabón, las comarcas de Soneira y Fisterra languidecen por falta de alternativas.

De hecho, el informe solo menciona tres aspectos de las comarcas de Soneira y Fisterra: el puerto de Brens, la industria conservera camariñana y Ferroatlántica, aunque en este último caso la Cámara de Comercio lo pone como ejemplo de la amenaza que supondría su marcha de Dumbría y Cee, equiparable «a las incertidumbres de algunos agentes industriales como Repsol o Alcoa».

Mientras, el informe de la entidad provincial pone como ejemplo de integración económica a Bergantiños, con menciones para el Grupo Calvo, Hidroeléctrica de A Laracha y el polígono de Bértoa, un parque empresarial en plena ebullición.

Estrella Galicia e Inditex

En este informe no se incluyen dos proyectos que darán que hablar en la Costa da Morte a corto y medio plazo: el desembarco de Estrella Galicia en Vimianzo, que invertirá un millón de euros en una nave, y el de Inditex en A Laracha, cuya planta logística estará lista durante este verano tras un esfuerzo inversor de 57 millones de euros, con los que se prevé, inicialmente, crear medio centenar de puestos de trabajo estables.

José Manuel Iglesias, empresario de Cerceda, presidente del Clúster da Madeira e do Deseño y representante de la Cámara de A Coruña hizo un análisis de la comarca: «La Costa da Morte es el único tramo del litoral de la Península Ibérica que pierde población, lo que supone un dato relevante, sobre todo, porque en Galicia la costa gana población en detrimento del interior. Es más, se puede decir que la Costa da Morte guarda similitudes, en cuanto a problemáticas, con el rural del interior: falta de oportunidades laborales, ausencia de alternativas económicas, una acusada perdida de población y la ausencia de un modelo económico. Tanto a nivel de turismo como de industria no se ha definido qué es lo que se quiere ni cómo alcanzar esos objetivos. No hay un ente aglutinador de toda esta cadena de valor».

Según Iglesias, la solución pasa por hacer atractiva la Costa da Morte: «Si los costes de producción o de transporte son superiores a la media de otras áreas industriales debes convertir la Costa da Morte en una especie de paraíso fiscal, en el buen sentido del término». Y puso como ejemplo Carballo: «Allí dieron con la tecla rebajando los precios de las parcelas y aprovechando la cercanía con los centros de decisión empresarial para que las empresas se asienten en Bértoa. Si le añades unas rebajas fiscales por parte del Concello, el resultado es que este polígono ha crecido por encima de la media gallega».

Autovía

El presidente del Clúster da Madeira e do Deseño dejó clara la necesidad vertebrar la Costa da Morte en lo que a la red viaria se refiere: «Se han mejorado mucho las infraestructuras, pero todavía queda camino por recorrer. Desde mi punto de vista se hace imprescindible ampliar la autovía hasta Cee porque es la única forma de que las empresas vean atractivo invertir en estas comarcas. Reducir los costes de transporte, o los costes que les supone a los trabajadores llegar a sus puestos de trabajo, son tan importantes como tener parcelas en los polígonos a precios competitivos», señaló Iglesias.

«Non hai alternativas, a xente marcha e non hai relevo xeracional»

«¿Como non vai ir a autovía sen coches se non hai industria? Non hai alternativas, a xente marcha e non hai relevo xeracional», criticó Dolores Pena, de Afiprodel. Y añadió: «A comarca perde poboación e o tecido empresarial morre. Habería que tomar exemplo de Mazaricos, un concello que perde poboación, pero que no agro vese xente nova, o que implica unha actividade paralela como os seguros, talleres, veterinarios ou venda de fitosanitarios».

«Cada año gastamos de 18.000 a 20.000 euros en peajes»

Pablo Echegaray es gerente de Garaysa Montajes Eléctricos, empresa con base en Bértoa. La actividad se inició en Malpica hace 23 años pero a los cinco se trasladó a Carballo «por motivos operativos, logísticos y de proximidad con A Coruña y el aeropuerto». Según él, el polígono carballés ofrece «buenas posibilidades de mercado, tanto a nivel de ventas como de proveedores». Echegaray lamentó, eso sí, el elevado coste de la autopista entre Carballo y A Coruña: «Cada año gastamos entre 18.000 y 20.000 euros en peajes. Es un coste muy elevado que penaliza a las empresas».

La Fecom, en Madrid en un foro de emprendedores y autónomos

La Federación de Empresarios da Costa da Morte (Fecom) estará presente en el Foro de Emprendedores e Autónomos, que se celebrará en Madrid (Hotel Meliá) hoy y mañana. Por parte de la entidad comarcal estarán su presidente, José Gabín, y el tesorero, José Fernando Couto García. Este foro está coordinado por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA España), entidad a la que pertenece la Fecom como integrante de su junta directiva. Entre los temas a debatir están varios de los que más preocupan a los autónomos en un mundo tan globalizado. Entre las ponencias figura la propuesta de la Fecom, a través de sus dos representantes, relativas al apoyo al emprendimiento en la Costa da Morte en un contexto de internacionalización de la economía.

Sin timón

La Costa da Morte se resquebraja porque persiste la mentalidad minifundista. Carballo es el motor de la economía, la locomotora que tira del convoy. Hay ideas, hay empresarios dispuestos a invertir, hay propuestas ilusionantes, pero no hay un solo ente que aglutine todas estas inquietudes y proyectos. Nadie coge el timón, y sin timón ya se sabe: la deriva, el choque contra el iceberg y el hundimiento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La Costa da Morte se parte en dos