Dos largas trayectorias en el patinaje artístico que acaban en enseñanza


Miriam Amado, luego de iniciarse en Ponteceso, se trasladó a los doce años al Club de Patinaje de Bergondo y, más tarde, acabó compitiendo con el Club Patín Conxuro, de A Laracha, siempre mediante la Federación Galega de Patinaxe. Ya apuntaba maneras, por lo que a los dieciocho años decidió hacer un cambio de tornos: «Ofrecéuseme a oportunidade de ser adestradora e non o dubidei. Sabía que máis xa non ía avanzar, por incompatibilidade cos estudos, polo que a outra faceta víase moi interesante», explicó. Así, ejerció de entrenadora en el club de A Laracha, en las escuelas deportivas municipales de Ponteceso y Laxe, y en la Agrupación Deportiva de Coristanco. Tal fue la satisfacción que sintió como profesora, que ahora está acabando el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. «Desfrutei moito competindo, pero aínda máis ensinando. O deporte é a miña vida e os alumnos apórtanme moito», dice.

Por su parte, Clara es actualmente patinadora individual del Club Patín Conxuro en la categoría juvenil, y también colabora altruistamente como entrenadora en las escuelas municipales de Ponteceso.

Según apuntó su hermana, «destacou dende o primeiro momento. Dáselle, incluso, mellor que a min». Ahora, mientras estudia el primer curso de Bachillerato, el objetivo de ser profesora de Magisterio ya figura en su mente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos largas trayectorias en el patinaje artístico que acaban en enseñanza