La tradición impera en las honras fúnebres en la zona

El gasto en flores ha bajado y se plantea un horario para los tanatoriosLos velatorios en casa son una rareza, al igual que los actos laicos o los entierros sin ceremonia católica previaESPECIAL DÍA DE DIFUNTOS

.

Carballo / La Voz

El acto laico que sirvió para despedir al poeta, concejal y percebeiro Paco Souto en el tanatorio de Malpica hace hoy siete meses fue una auténtica rareza en la zona. Aunque cada vez hay más bodas civiles en la Costa da Morte, a la hora de la muerte son la religión y la tradición lo que impera.

La comarca ha ido cambiando sus costumbres funerarias a lo largo de los últimos años, pero lo ha hecho muy lentamente, algo en lo que coinciden todos los empresarios del sector en la zona. Un gran avance fue la proliferación de los tanatorios, que acogen el 98 % de los velatorios. Los caseros se han convertido en toda una rareza y casi siempre responden a la voluntad del fallecido, que suele ser una persona de edad avanzada.

La principal novedad de ahora son las incineraciones. Hay un crematorio en Carballo y pronto habrá otro en A Laracha. El aumento de la demanda ha sido espectacular, pero este sistema está todavía muy lejos de hacer sombra a los enterramientos tradicionales.

Manuel Pombo asegura que el incremento en los últimos años ha sido del 10 %, pero la elección de esta fórmula todavía no llega al 15 % de los casos. La tendencia es a crecer, en parte por lo caros que resultan los panteones, según apunta Eduardo Ramilo.

Es cuestión de tiempo que las incineraciones se disparen y será por la falta de nichos en propiedad, una inversión que los jóvenes consideran innecesaria. Así, los enterramientos acabarán siendo símbolo de estatus y poder económico.

Esa es una de las tendencias que los profesionales del sector funerario han visto venir y a la que se están adaptando. La crisis económica hizo estragos no tanto en la cantidad de trabajos fúnebres como en la calidad de los mismos. El gasto se redujo mucho y uno de los aspectos que más bajó fue el del gasto en flores, que no ha conseguido recuperarse.

Algunos ya piden que este dinero vaya para la beneficencia, aunque todavía es un concepto raro en la zona, pero lo más normal es reducir el tamaño de los ramos y las coronas.

También son más austeros los funerales. Ya son pocas las zonas en las que el número de curas muestra la importancia del difunto. La urbanización de la sociedad ha hecho que los ritos y costumbres funerarias se hayan hecho más sencillas.

De hecho, en el sector tienen muy claro que se tiende a la simplicidad, a hacer la despedida más ordenada y organizada y en ello entra de lleno el horario de los tanatorios, algo que en el resto de Galicia ya existe desde hace tiempo, pero que se mantiene en la provincia de A Coruña. La formación y profesionalidad de los trabajadores es otra de las cuestiones que adquieren importancia.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La tradición impera en las honras fúnebres en la zona