carballo / la voz

Han hecho falta 34 años para que la Mostra da Olería haya encontrado un emplazamiento a la altura de una artesanía como la de Buño y una imagen que demuestra que la alfarería, sobre todo la ornamental, es una apuesta de futuro. Así lo vio también Francisco Conde, conselleiro de Economía, Emprego e Industria, que ayer inauguró la MOB´17, repartida entre el parque Luciano García Alén y el entorno de la iglesia de Santa Filomena, un espacio ajardinado al que los oleiros querían acceder desde hace años y que no pudieron alcanzar porque el anterior párroco se negó cederlo por unos días.

La MOB’17 ha salido de la cabeza de los sobrinos de dos oleiros, de dos jóvenes que han mamado la alfarería y que fueron azafatos en varias ediciones. Han sabido rejuvenecer la Mostra hasta el punto que es difícil reconocerla, a pesar de que el barro sigue siendo el elemento aglutinador.

Al tener más espacio se ha podido invitar a artesanos de otras especialidades, como las rederas de la Illa da Estrela, que andan por todas partes elaborando complementos con la técnica de las atadoras y materiales diversos. También hay una joyera y un fabricante de bicicletas con bambú, además de dulces y trajes bordados.

Francisco Conde, que cerró el turno de intervenciones, destacó que la actual MOB’17 es el certamen artesano más antiguo de Galicia y quizá por eso se ha convertido en un clásico. «Non se concibe un verán sen Mostra», dijo. También añadió: «Á artesanía non só nos achegamos desde a nostalxia, ten que ser cada vez máis innovadora e temos que traballar xuntos para que siga a ser competitiva».

También participó en la inauguración la vicepresidenta de la Diputación, Goretti Sanmartín, que este año se ha volcado con el certamen. Hizo un juego de palabras con la nueva denominación y la necesidad de mirar hacia adelante. «MOB é de mobilízate na defensa dun dos nosos valores, non vos resignedes á extinción a apostemos desde as institucións pola olería de Buño», dijo Goretti Sanmartín.

También hablaron la presidenta de la asociación oleira, Carmen Isabel Labrador, y el alcalde de Malpica, Eduardo Parga, quien recordó las dificultades por las que pasa el colectivo, entre las que están «a caída de vendas e a falta de relevo xeracional».

Además, asistieron a la primera y lluviosa jornada de la muestra, la directora xeral de Comercio, Sol Vázquez , y del delegado territorial de la Xunta, Ovidio Rodeiro, además de los alcaldes de A Laracha, Coristanco y Carballo y el diputado Aurelio Núñez.

Son ocho los alfareros que muestran y venden sus piezas en el nuevo recinto, mucho más amplio, en el que los visitantes pueden pasar más tiempo. Se ha incrementado notablemente el espacio dedicado a la restauración, con una zona chill-out que ayer no pudo estrenarse a causa de la lluvia.

De animar el acto de inauguración se ocupó, como en años anteriores, el colectivo Raigañas. Hubo panderetas y gaitas, además de baile, a cargo de los más jóvenes de la entidad. La demostración tuvo que realizarse bajo la carpa a causa del mal tiempo.

La modernización de la Mostra da Olería no ha sido solo de nombre. El programa ha dado un vuelco en busca de un público más joven y se ha centrado en la parte más festiva para dar a conocer la MOB’17 a un mayor número de personas.

A primera hora de la tarde, a pesar de que el recinto aún estaba cerrado, comenzaron las ventas. Curiosamente, buena parte de la clientela, tanto en el entorno de la iglesia como en las tiendas, era de procedencia extranjera, probablemente turistas alojados en algún punto de la Costa da Morte.

Las ventas se prevén buenas, pero el tiempo tendrá mucho que ver. Los artesanos piden cielos nublados pero sin lluvia, aunque unas gotas no les vienen mal. Su principal enemigo es la playa y el poder de atracción que ejerce sobre nativos y visitantes en cuanto sale el sol.

Lo más llamativo quizá sea el Festolería previsto para el jueves, con cuatro grupos, entre las nueve de la noche, cuando cierran las casetas, y la madrugada. También habrá una queimada, con mucha música, el sábado y los domingos, sesión vermú. La primera correrá a cargo de De Vacas.

Hoy vuelve lo tradicional, la cocedura tradicional en el Forno do Forte, con su Festa da Carroa y sus actuaciones acordes con el espíritu de la jornada.

La carga del horno comenzará a las 11.00 horas y se prenderá a partir de las 16.00 horas. El domingo comenzará la descarga a la misma hora. Las piezas se venderán en el ecomuseo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Mostra da Olería encara el futuro con nueva imagen y el recinto soñado