¿Cómo se puede reducir la basura generada en las fiestas?

Marta López CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Más contenedores, vasos reutilizables, recogerse antes o más concienciación: lo que proponen agentes involucrados en el mundo de la verbena

03 mar 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Qué hacer para evitar que toda fiesta más o menos grande termine con toneladas de basura acumulada? Comisiones, responsables de orquestas y políticos coinciden en apuntar que no hay una única solución mágica para atajar el problema de los excesos, sino que este debe combatirse desde varios frentes. Estas son algunas de las medidas sugeridas:

¿Acabar la fiesta antes?

«A partir das catro da mañá xa non hai con quen falar, xa nin sabes para quen estás tocando». Eduardo Cundíns, responsable de la orquesta Foliada, cree que una menor duración en las verbenas podría contribuir a minimizar los excesos y, por tanto, reducir las conductas incívicas asociadas a estos. No habla de recogerse a las dos de la madrugada, pero cree que contratar a discotecas móviles para que continúe la música hasta las siete de la mañana es excesivo. «Tennos pasado de estar recollendo o palco, ao rematar, e ter que botar fóra xente borracha. Ou de que nos tiren botellas ou vasos ao escenario. Non todo o mundo é malo, non hai que xeralizar, pero cando se pasan tantas horas bebendo xa non hai con quen tratar», añade el empresario.

¿Vallar los recintos y prohibir el botellón dentro?

Una opción que en lugares como Malpica se lleva haciendo muchos años: acotar la zona de la celebración del evento, habilitar entradas controladas y contratar a personal de seguridad para que no permita entrar a nadie que lleve botellón. ¿Cuál es el problema, opina, por ejemplo, Cristian Mayor, de la comisión de fiestas de Pasarela?: «Que acabas levando a merda para outra parte, porque a xente que quere facer botellón, buscará un sitio onde facelo». En su caso, asegura que no tienen demasiados problemas con los residuos, porque hacen celebraciones «humildes» a las que asiste sobre todo «xente do pobo» que sí es cuidadosa y que intenta facilitarles al trabajo a los miembros de la comisión.

¿Poner más contenedores?

Puede ayudar, sobre todo si se colocan en lugares estratégicos que sean accesibles. En Carballo dieron un paso más el año pasado y entregaron colectores para la separación de desperdicios, una iniciativa que comenzó en junio y que seguramente tenga continuidad este año. «Tivo bos resultados, víronse e trasladáronnolo as comisións», comentó ayer el edil de Obras, Luis Lamas, que cree necesario «seguir traballando en concienciación e educación, pero, sobre todo, ser persistente e facelo durante todo o ano, non só no día do Medio Ambiente», añade el concejal.

¿Bajar los precios en las cantinas?

Una solución poco factible para los gastos que afrontan las comisiones hoy día, pero que podría ayudar a atajar los botellones, cree Eduardo Cundíns: «Se por unha copa pagas 6 euros e por 7 atopas unha botella enteira nos supermercados... Pero penso que se os prezos fosen un pouquiño máis baixos iso tamén axudaría a que a xente consumise menos cantidade de alcohol», apunta.

¿Programas más humildes?

Todos los actores consultados coinciden en que cuanto más grande o popular sea la orquesta, más masificación, y a más masificación, más botellón. «É un orgullo que en Galicia teñamos orquestras así, pero unha cousa non quita a outra», sostiene el conocido empresario Sito Mariño, responsable de formaciones como Trébol, Trovadores, Israel o Compostela. «Está claro que a xente debería comportarse doutra maneira», añade Mariño, quien cree que desde los escenarios también se podría contribuir a la causa lanzando mensajes de concienciación. Es una carrera de fondo, pero no de un solo corredor, sostiene, sino de varios: «Debe ser un traballo conxunto, e as comisións tamén deben ofrecer servizos cando organizan festas de gran calibre, como contedores ou aseos», concluye. En lo referido a los aseos, muy aplaudida fue la medida que se tomó el año pasado en la Barca de Muxía, con instalaciones permanentemente atendidas y limpias.

¿Usar vasos reutilizables?

Da resultado, sobre todo, en las cantinas. El Concello de Zas fue de los primeros en implementar este sistema, entregando a las comisiones vasos de plástico duro reutilizables. Al consumidor le cuesta un euro, pero puede recuperarlo si al final de la noche entrega el recipiente. «Ao principio dicíase que non daría efecto, que se botaría en falta o cristal, pero ao final a xente acábase acostumando a todo e os resultados estanse notando na redución dos residuos que hai que recoller ao día seguinte», comenta el alcalde, Manuel Muíño.

¿Más presencia policial?

No necesariamente para multar, pero sí para disuadir. Ya lo apuntaba Manel Blanco, policía local, en relación a eventos como la Barca de Muxía: «Trabállase na prevención e, ao mesmo tempo, podemos actuar máis rápido en caso de que haxa altercados».

¿Campañas de concienciación?

La apuesta a largo plazo. Educar, educar y educar, insiste el carballés Luis Lamas. De poco sirve ir a recoger plásticos ajenos a las playas si después, a la hora de la verdad, no se es responsable con los residuos que uno mismo genera.