«Mi padre no es de darme consejos, pero si se los pido, es muy sincero»

Antonio Longueira Vidal
Toni Longueira CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Ana Garcia

DE TAL PALO, TAL ASTILLA | Mario Vila Bermúdez juega en el Bergantiños juvenil A, pero sueña con llegar al equipo sénior. Su padre, Juanjo Vila, es entrenador, analista de fútbol UEFA Pro nivel 3 y exdirector del Máster de Análisis de la RFEF

24 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los que lo conocen lo definen como un gran jugador. De lo mejorcito de esta exitosa hornada de jóvenes promesas del Bergantiños. A sus 17 años (cumplirá los 18 en noviembre) milita en el equipo juvenil A de Liga Nacional. Se desenvuelve como pez en el agua por todo el frente del ataque: de extremo, mediapunta o delantero. Posee una verdadera zurda de oro y en las faltas, las clava casi todas. En esta última pretemporada anotó seis dianas y dispuso de minutos en el amistoso que el Bergantiños (2-1) disputó en As Eiroas frente al Deportivo.

Pero Mario Vila Bermúdez es consciente de que tiene todavía mucho por pulir. Su padre, Juan José Vila Seoane, entrenador, analista de fútbol UEFA Pro nivel 3 y exdirector del Máster de Análisis de la RFEF, es su mayor apoyo, pero también su mayor crítico: «Mi padre no es de darme consejos, pero si se los pido, es muy sincero, le sale esa flema de entrenador que lleva dentro y me dice lo que hay», apuntó Mario. Juanjo Vila es muy claro a la hora de analizar el fútbol de su vástago: «Es un jugador con un gran talento, posee una buena pierna izquierda, pero le falta constancia y esfuerzo. Es muy intermitente, tiene que ser más regular si quiere llegar arriba». Y argumentó: «Las estadísticas son claras. Solo el 2 por ciento de los jugadores de Liga Nacional y División de Honor llegan a profesionales». Para el preparador carballés, su hijo «tiene esos valores» que se inculcan desde pequeño: «Compañerismo, compromiso, trabajo en equipo... Pero tiene que ser más constante y regular en su forma de jugar». Mario Vila es consciente de que a sus 17 años se encuentra en un momento crítico de su corta carrera deportiva: «Soy consciente de que este año tengo que dar un salto importante».

Categorías inferiores

Este joven carballés ha jugado en las categorías inferiores del Nottingham Forest, Valencia o Mallorca, pero como si de un imán se tratara acaba siempre regresando al club que lo vio crecer: el Bergantiños. Una premisa de su padre es que siempre juegue en el club carballés. «Que el Bergantiños esté en Segunda RFEF es un aliciente para mí porque supone poder prepararme, entrenar, y si Lemos así lo decide, jugar con el sénior». Y añadió: «No se imagina la diferencia que hay entre jugar y entrenar en un equipo juvenil de Liga Nacional y hacerlo que uno de Segunda B. Son dos mundos completamente diferentes».