El Bergantiños se prepara para convertir As Eiroas en un fortín

A. Lavandeira CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

BASILIO BELLO

Setenta aficionados del Ceares viajan a Carballo en el estreno en Segunda RFEF

11 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Bergantiños se estrenará este domingo en casa en la Segunda RFEF frente a los asturianos del UD Ceares, equipo que acabó primero en su grupo de Tercera División en el pasado torneo liguero. En el club carballés esperan un gran ambiente en el campo para este día de regreso del conjunto carballés a lo que sería la Segunda B después de tantos años. Tanto el entrenador, José Lemos, como el presidente, Chano Calvo, desean que el choque reúna los alicientes necesarios para que socios y aficionados se acerquen al polígono industrial.

«Tiene que ser un gran día para nosotros, volver a Segunda B en casa después de tantos años», afirmaba ayer por la tarde el presidente, Calvo Pumpido, para quien el encuentro y esta nueva campaña tienen un gran interés. «Es otro nivel de fútbol», manifestó. Chano Calvo está muy seguro del equipo y restó importancia a lo ocurrido el pasado domingo en casa de uno de los gallitos de la competición, el histórico Langreo. Con respeto al partido en Asturias comentó: «Estamos muy descontentos con la labor del árbitro». El presidente Bergantiñán espera que no vuelva a ocurrir, pues entiende que, al menos, hubo un penalti en el área del Logroñés y anularon un gol muy dudoso al Bergantiños, al que el colegiado también dejó con un hombre menos de forma incomprensible cuando ni siquiera había transcurrido un tercio del tiempo del duelo. Además, el presidente considera que sus jugadores lucharon bien y merecieron mucho más. El entrenador fue valiente y puso todo lo necesario para dominar a los asturianos y darle la vuelta al partido pese a las circunstancias.

De cara al futuro, Chano Calvo está tranquilo: «Tenemos equipo para competir. Esperamos mucho de esta liga». Setenta aficionados del Ceares viajarán mañana desde Asturias para ver el encuentro en el campo carballés, según anunció Calvo.