Los cámpings de la Costa da Morte acusan el campismo irregular de los autocaravanistas

Marta López CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

A. L.

Aun así, la mayoría de los establecimientos de este tipo han tenido muy buenas cifras este verano

19 sep 2021 . Actualizado a las 13:29 h.

«Poder non se pode, pero faise, claro que se fai. Pero como se vai controlar iso? Vas andar por cada estrada vixiando?». Así hablan desde un cámping de la Costa da Morte acerca de las prácticas inadecuadas de algunos autocaravanistas que acampan en zonas en las que no está permitido. Entendiendo por acampar el hecho de desplegar las ventanas o de sacar mesas y sillas al exterior del vehículo, «eso solo puede hacerse en sitios autorizados», explican desde otro establecimiento de la zona.

Aunque no es mayoritaria, esta práctica acarrea para este tipo de establecimientos una fuga en sus posibilidades de negocio. Pudiendo montar el campamento en primera línea de playa sin pagar un duro, algunos visitantes se salen de lo estrictamente legal y eluden las instalaciones oficiales. Espacios como Soesto, Razo o Nemiña acusan este tipo de prácticas cada verano: «Isto parece unha selva», decía estos días el responsable de un establecimiento hostelero en la playa carballesa.

Un verano de récord

Pese a todo, el verano que está a punto de acabar ha sido de «récord», según lo descrito por varios cámpings de la Costa da Morte, con las tiendas de campaña en auge y, sobre todo, con la fulgurante moda de las furgonetas camperizadas. «Nunca tivemos tanta tenda, sobre todo con xente nova», indican desde el Campamento Turístico Santa María de Brandoñas. En el Baldaio han visto este año «moita furgo», como también en el O Paraíso, situado en la playa muxiana de O Lago. «Moito surfeiro que viña en furgoneta, ía pasar o día a Nemiña e despois volvía pernoctar aquí», indican.