La Costa da Morte ya recibe turismo nacional

Patricia Blanco
Patricia Blanco CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Raquel López, guía de las Torres do Allo
Raquel López, guía de las Torres do Allo BASILIO BELLO

Madrileños o leoneses pasaron estos días por los museos. Ha sido el primer fin de semana con restricciones más laxas, algo que se notó sobre todo en el litoral

31 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Costa da Morte, como el resto de Galicia, tiene en vigor desde el sábado nuevas medidas sanitarias que, de forma muy resumida, implican entre otras cosas el poder reunirse mayor cantidad de no convivientes (10 en exterior, 6 en interior) y acrecentar el aforo para comercio, museos u actividades de turismo activo. Esta nueva situación se vivió en la comarca de forma diferente según fuese interior o costa. El buen tiempo ha inclinado la balanza hacia el litoral, según lo consultado en locales de hostelería. Por lo demás, la comarca sumaba este domingo 75 casos activos de covid, uno más que el día anterior, por pasar de 10 a 11 Carballo.

Para el Celme Café, en Vimianzo, no fue por ejemplo un fin de semana de gran afluencia, aunque sí tuvieron el sábado un grupo de 8 en la terraza y dentro del local también apreciaron los cambios. Nada que ver, no obstante, con cómo estaba Caión, en A Laracha, con un ambiente que al caer la tarde recordaba a algún día de verano y terrazas muy demandadas, o también en Razo.

En Laxe se nota asimismo el mayor trasiego, acredita Ambrosio Oróns desde Sup Mera. En el caso de esta empresa que ofrece opciones de paddle surf o kayak, no han percibido todavía este nivel más laxo de restricciones, pero también en este caso lo atribuyen al tiempo. Trabajaron en Semana Santa y la idea era retomar la oferta en el puente de las Letras, pero no lo han hecho por la meteorología. Este fin de semana empezaron a mover redes y, ahora sí, confían en arrancar pronto.

Ambiente en Carballo, este domingo de feirón
Ambiente en Carballo, este domingo de feirón BASILIO BELLO

Damián Espasandín, uno de los impulsores del proyecto Dafit, es a nivel personal un gran aficionado al paddle surf. Dice que cada vez ve más usuarios de este llamado turismo activo, pero también acredita que, pese al cambio de medidas, lo que prima es el tiempo: «Por agora non acompaña moito. Hai vento e para isto vai mal». En contrapartida, los días se han hecho más largos, así que pronto, cree, se empezará a animar este sector que en la Costa da Morte atrae cada vez más.

Torres do Allo, en Zas
Torres do Allo, en Zas BASILIO BELLO

En la comarca se ha notado, eso sí, la apertura de la Comunidade. Galicia, desde inicios de mes, ya no está cerrada perimetralmente, y en localidades como la laxense, con madrileños que ya son casi vecinos, se palpa. Desde Madrid, desde Logroño o desde Valladolid, efectivamente, han llegado este fin de semana visitantes a las Torres do Allo, en Zas, comenta la guía, Raquel López: «Empezamos a notar a nova situación sobre todo niso, na chegada de xente de fóra, aínda que a maioría segue sendo de Galicia: nas últimas horas, de Ourense, A Coruña, Santiago, Santa Comba, Carballo...». Ayer fue una mañana de domingo, por ejemplo, bastante activa.

Iria Haz, guía de Dombate
Iria Haz, guía de Dombate BASILIO BELLO

Ya desde abril, de otro lado, están siendo bastante concurridos los fines de semana en el dolmen de Dombate. Unas 200 o 250 personas entre sábado y domingo, indica la guía, Iria Haz. Al igual que en las Torres do Allo perciben el cambio de la apertura de la Comunidade con la llegada de visitantes de Madrid y otros puntos. También, probablemente animada por el tiempo, atestiguan mayor cantidad de gente haciendo el Camiño dos Faros: incluyen Dombate como parada. Las medidas de aforo y la mayor cifra de no convivientes que se pueden reunir sí afecta a las visitas guiadas, que hasta ahora debían ser de un máximo de cuatro personas y que desde el sábado pueden ser hasta diez: «A xente non ten que estar agardando, pode haber máis nos percorridos». Haz Picallo también da cuenta de que están recibiendo ya alguna visita de centros educativos, algo que celebran porque se va recuperando un poco de la actividad que venían siendo habitual antes de la pandemia.

Normalizando

La Voz

La ya célebre expresión «nueva normalidad» se está aplicando de manera lenta y, por lo que se ve, segura (por el bajo número de casos) en la comarca. Llegan los turistas, empiezan a verse peregrinos, las terrazas se llenan todo lo que pueden, las ferias se animan y, sobre todo, el tiempo ayuda. Da la impresión de que esa normalidad ya se va a quedar definitivamente, pero la experiencia demuestra que los triunfalismos poco ayudan.

Seguir leyendo