El peaje de la AG-55: la historia sin fin

Santiago Garrido Rial
s. g. rial CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Ana Garcia

Nuevo debate parlamentario, sin éxito, para reclamar la rebaja

29 abr 2021 . Actualizado a las 18:58 h.

La rebaja o eliminación del peaje de la AG-55, la autopista entre Carballo y A Coruña, es un tema habitual en el Parlamento de Galicia. No hay más que tirar de hemeroteca para comprobarlo. Por ejemplo, con polémicas muy intensas en el 2009 entre el PP y el PSOE a cuenta de este tema, por citar uno de los muchos ejemplos desde 1998. Lo diputados de unos y otros grupos van cambiando, pero los temas permanecen. El resultado siempre es el mismo: no se va a eliminar. Al menos, sí ha habido algunos descuentos y bonificaciones en estos últimos años.

Fue el martes. El PSOE presentó una iniciativa para liberalizar el peaje, no solo entre Carballo y A Coruña, sino también entre Puxeiros y Val Miñor. La defendió la diputada Patricia Otero, pero la había presentado el propio secretario general, Gonzalo Caballero, en Carballo. La parlamentaria calificó de «espolio» lo que sufre la Costa da Morte, con agravio frente al resto de Galicia, por tener que pagar por recorrer esta vía, ya que «as demais vías de altas prestacións son de balde». Y también recordó cómo o se gestó en su momento esta vía, con una actitud «recadadora». Diego Calvo, del PP, señaló (ya lo había hecho tras la visita de Caballero) que es una de las autopistas más baratas de España, y que además tiene muchos descuentos. O que la inversión del rescate sería enorme, en un momento en el que hay que gestionar la pandemia o seguir con la contratación de la prolongación de la autovía da Costa da Morte. Un rescate semejante implicaría aportar una ingente cantidad de dinero a la empresa privada que la gestiona. También criticó que el PSOE ni siquiera se haya desarrollado el anuncio de aplicar rebajas en la AP-9, además de recordar las inversiones que la Xunta ha realizado en infraestructuras en la comarca, incluso en años de crisis.

En la autopista AG-55 hay descuentos para los viajeros frecuentes. Uno, por frecuencia de uso, y desde hace diez años: la rebaja, en días hábiles, de un 25 % del importe del regreso en un trayecto de ida y vuelta, y del 50 % en el segundo recorrido y posteriores en el viaje de ida vuelta, tanto para vehículos ligeros como pesados, aunque es obligatorio el uso de telepeaje. El otro es por horario nocturno, puesto en marcha en octubre del 2019. La rebaja es del 50 % de la tarifa, entre las 12 de la noche y las 6 la mañana, también para ligeros y pesados, y también con telepeaje. Este verano habrá una tercera rebaja para familias numerosas, anunciada ya en el 2019, que se explicará en breve.

El peaje se puso en marcha el 30 de diciembre de 1997, cuando se inauguró el segundo tramo de la autopista, desde A Laracha. La concesión está en vigor hasta 2045. La autopista ya venía de 1990, cuando el entonces diputado Manuel Varela la defendió en el Parlamento. Iba a ser gratuita, y así lo fue desde la apertura del primer tramo, el 30 de septiembre de 1993. Duró cuatro años. Hubo numerosos actos de protesta, no solo en sede política, liderados especialmente por la Plataforma pola Autovía Gratuíta, creada en octubre de 1994, y cuya última reunión fue en el 2002. Y hubo manifestaciones, acuerdos plenarios unánimes, riñas políticas y subidas del peaje: más de un 80% desde el 1 de enero de 1998.