La nueva pérgola de O Ézaro suma valor al acceso a la cascada y destierra los viejos puestos de venta

s. g. CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Todos comparten ahora la armonía urbanística de este recinto circular, que también albergará actividades

02 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La cascada de O Ézaro, en Semana Santa y el resto del año, es uno de los grandes atractivos turísticos de la Costa da Morte. Como era de esperar, con mucha afluencia ya desde el domingo pasado, y con la gran novedad (anunciada y esperada, pero igualmente llamativa) de la puesta en marcha de los puestos de venta bajo la pérgola cubierta antes de acceder a la pasarela de acceso a la fervenza. Una construcción llamativa que añade valor a una zona en la que no hace tantos años había que saltar sobre las piedras para llegar a donde cae el agua, y hoy se suman numerosos recursos: la propia pasarela flotante en parte, oficina de turismo y baños, pista de pádel, pantalanes, bulevar desde la comarcal, zonas de descanso... Y ahora se suma la pérgola (casi 350.000 euros de presupuesto) que acoge una gran plaza circular, evidentemente cubierta, en la que cuando se pueda habrá actividades.

BASILIO BELLO

Lo que ya funcionan son los puestos de venta, desde artesanía a helados, de un bar a recuerdos... Son los que estaban en las casetas anteriores (y otro más que se sumará en breve) a los eucaliptos centenarios, por lo que ahora retrasan su posición, dejan ese acceso libre, y todos comparten armonía urbanística de ese recinto circular. También el bar situado antes junto a la carretera se desplaza a esta nueva ubicación, aunque en este caso utilizará dos casetas. Más o menos ayer ya estaban todas (salvo la nueva), operativas, aunque alguna pendiente de algunos detalles. Y así seguirán seguramente hasta mayo, aunque depende de muchos factores, el más importante la evolución sanitaria, pero también el clima o las circunstancias de cada vendedor.

En todo caso, es una nueva imagen para un punto cuyas visitas se cuentan por miles, y en el que habrá que seguir guardando las medidas de seguridad de año pasado, con acceso controlado a la pasarela. Estos días no pueden llegar hasta ahí ni autobuses ni autocaravanas.