Las reservas de última hora llenan los hoteles de la Costa da Morte

Caterina Devesa CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

La terraza del hotel boutique Mar do Ézaro
La terraza del hotel boutique Mar do Ézaro basilio bello

La ocupación oscila entre el 50 % y el 100% en distintos puntos de la comarca

01 abr 2021 . Actualizado a las 17:59 h.

La Semana Santa se traduce en reservas hoteleras de última hora en la mayor parte de alojamientos de la Costa da Morte, que tras un fin de semana que califican de muy bueno gracias, en parte, al buen tiempo, prevén una alta ocupación desde hoy hasta el domingo con valores que oscilan entre el 50 % de las habitaciones reservadas en los espacios más grandes, y hasta el 80 o el 100 en complejos más pequeños.

Entre los que esperan llegar a la mitad de ocupación está el hotel Punta del Este de Carballo. «El puente de San José y este pasado fin de semana estuvimos al 50 % y ahora esperamos sobrepasar un poco la barrera, y llegar al 60 %», señala el director, Alejandro Morás, que insiste en que, a pesar de las cifras, la Semana Santa es floja. «No es una Semana Santa al uso, ya que los precios que ofertamos son como los de un puente. La situación es extraordinaria, porque no tenemos todos los servicios en marcha por las medidas anticovid, por lo que hay que ofrecer un precio que se ajuste a las circunstancias», aclara el responsable de un establecimiento que tiene 48 habitaciones.

Apartamentos agotados

Muchas menos estancias tiene el hotel Náutico de Laxe. «Tenemos 14 y solo nos quedan una o dos libres», indica María Ferreiro, la propietaria. En ese municipio el hotel Playa de Laxe se mantiene de momento cerrado. A pleno rendimiento funciona ya, en cambio, el Playa de Camariñas, con 22 dormitorios. «Este fin de semana fue muy bueno y el anterior, con el puente de San José, también», expresa Paula Castiñeira, que recalca que lo que más se demanda son los apartamentos. «Tenemos cuatro, y están todos reservados». La explicación es que ante el covid los clientes prefieren tener su propio espacio con privacidad para evitar el contacto con otras personas. Asimismo, la limitación de la hostelería, con cierre a las 21.00 horas, hace que muchos opten por estos espacios en los que pueden prepararse la cena. «Hoy estamos llenos, el martes tuvimos menos gente, la mitad, pero ahora los festivos ya todo completo. Lo que ocurre es que la gente reserva en el último momento», apunta.