Los padres del Bergantiños FC de Liga Gallega cadete se las ingeniaron para ver jugar a sus hijos

Melissa Rodríguez
Melissa R. S. CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Coches, contenedores, escaleras... todo fue útil para seguir de cerca la primera jornada de competición

05 abr 2021 . Actualizado a las 00:20 h.

Arrancaron las ligas gallegas de base con imágenes muy curiosas entre los aficionados. Sorprendieron los ingenios de los padres del Bergantiños de Liga Gallega cadete, que se midió en As Eiroas al Dumbría (2-1), para poder ver jugar a sus hijos. Usaron todo lo que se encontraron en las inmediaciones del campo, como unos contenedores, para poder seguir de cerca el partido por encima del muro. Y es que, según explican desde el club de Carballo, no estuvo permitido el acceso al público debido a que a lo largo de la tarde se disputaron varios encuentros para los que fueron necesarios las gradas para colocar a los jugadores de los distintos equipos. Esta actuación entra dentro de los protocolos que se siguen para evitar la propagación del coronavirus.

En el polígono de Bértoa, donde se sitúa el estadio, se pudo observar, incluso, cómo una familia, formada por tres miembros, se subió al propio techo del coche. Una pareja se llevó hasta la escalera de casa y, sobre una tabla de madera, mantuvo el equilibrio durante los 90 minutos de choque. Otros familiares aprovecharon los pequeños huecos del muro para divisar el duelo. 

Son imágenes que sigue dejando la pandemia. Es la nueva forma de ver el fútbol.