En venta la casa de Baio que inmortalizó el amor de cientos de recién casados

Era el sitio de moda para hacerse las fotos de boda en los años ochenta y noventa


Carballo / La Voz

Un beso de la novia. Ese era todo el pago que quería el general Ovidio Vidal Ríos por prestar su casa para que parejas de recién casados se hiciesen sus fotos de boda. Allí, en ese jardín al que él llamaba paraíso, se inmortalizaron cientos de historias de amor entre los ochenta y los noventa. Especies arbóreas autóctonas, un estanque, un romántico conjunto de mesa y sillas y hasta un hórreo poblaban la finca, de 4.000 metros cuadrados. Un lugar muy atractivo para fotógrafos como Juan Fuentes, que reconoce que hubo un tiempo en el que iba «moitas fins de semana» a hacer sesiones. Era prácticamente una norma no escrita: «Había tres ou catro restaurantes en Baio que funcionaban moi ben, así que se o convite era aquí, o lugar máis elixido para as fotos era a casa de don Ovidio».

Ese espacio, que a muchos les despertará una cierta nostalgia, está en venta. Por toda la propiedad -la finca, una vivienda de 196 metros cuadrados y un almacén de otros 146- la familia pide 300.000 euros, tal y como cuentan desde la inmobiliaria Elías. La construcción es del 1930 y, aunque manifieste un lógico deslustre tras varios años sin habitar, se conserva muy bien. Sería perfecta, indican desde Elías, para albergar un establecimiento de turismo rural o para sacarle partido a la zona verde con la celebración de eventos. «Houbo xente que se interesou por ela e se informou nestes anos», indican desde la inmobiliaria.

Del trato con el general ningún fotógrafo tuvo queja. «Un señor moi educado. Saía sempre para darlle a noraboa ás parellas e darlle dous bicos ás noivas», rememora Fuentes. «Era algo do que lle gustaba presumir», cuenta el también fotógrafo Alberto Villar. Dos de sus hermanos, Alfonso y Francisco, se hicieron fotos en esa casa. Pero no son los únicos: «Se comezas a preguntar, sempre aparece xente que pasou por alí», asegura.

La moda perdió algo de fulgor a mediados de los noventa, sobre todo porque habían pasado tantas parejas por allí que los nuevos casados querían cosas diferentes: «Algún xa che dicía en broma que non quería as mesmas fotos que o seu irmán maior», indica Villar, aunque él, por ejemplo, aún hizo allí una sesión -un tanto improvisada, eso si- en el año 2000.

Una decena de fotos de la propiedad acompañan al anuncio de la venta, colgado en el portal de la inmobiliaria, pero podrían ser cientos. Mucho más personales, eso sí. Seguramente no habrá lugar en Baio que haya visto inmortalizado el amor de tantas parejas. Puede que la Carballeira, mas habrá algo que esta nunca tendrá: al Cupido don Ovidio dando su bendición y regalando grandes dosis de retranca a los contrayentes.

¿Quién fue el general médico Ovidio Vidal Ríos?

Ovidio Vidal Ríos (Baio, 1912-2007) formó parte de la última promoción de médicos militares de la República y fue el último general que nombró Franco antes de morir. Vocacionalmente inclinado hacia la endocrinología, formó parte de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia. En 1998 creó una fundación con sede en A Coruña para realizar tareas de educación sanitaria en su campo de estudio, centrándose sobre todo en la diabetes. Fue condecorado en varias ocasiones durante su trayectoria profesional y nombrado Hijo Predilecto de Zas. Se casó con María Argentina Vázquez y tuvo ocho hijos. Uno de ellos, Ovidio Vidal Vázquez, fue jefe del servicio de Endocrinología del Chuac.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

En venta la casa de Baio que inmortalizó el amor de cientos de recién casados