Antonio Rodríguez, vendedor ambulante: «Hay compañeros que no tienen ni para pasar la ITV ni pagar el seguro del coche»

Piden a los Ayuntamientos que abran las ferias y mercados, ya que la Xunta lo permite

Antonio Rodríguez, vendedor ambulante de Carballo
Antonio Rodríguez, vendedor ambulante de Carballo

Carballo / La Voz

Está acostumbrado a sacarse las castañas del fuego, ya que lleva desde los 14 años, y tiene 61, trabajando en la calle para ganarse la vida, pero ya no puede más. «Estamos hartos de que no se nos deje trabajar. Somos los grandes olvidados», dice Antonio Rodríguez, vendedor ambulante de Carballo, que empezó en la profesión siendo un adolescente ayudando a sus padres en los mercados. El viernes pasado acudió junto a sus compañeros a la manifestación convocada por la plataforma de ambulantes gallegos en frente de la sede de la Fegamp en Santiago para mostrar su rechazo a los concellos que han decidido cerrar sus ferias y mercados, aún cuando la Xunta permite su celebración. Por ello, la entidad presentó una queja ante la Valedora do pobo, que la ha admitido a trámite.

«Nos sentimos abandonados»

«Nos manifestamos para que de una vez por todas se nos escuche», dice Antonio, que lamenta que su sector no goce de la empatía que tiene la hostelería. «Ellos se han movido mucho y los gobernantes han sacado varias ayudas. Además como a la gente le afecta, porque todos van a los bares, empatizan más. Nos parece bien, pero en nuestro caso se nos está también privando de trabajar y ni siquiera por una norma de la Xunta, son los concellos los que están actuando en contra del DOG, que recoge que se pueden hacer los mercados. Así, no nos dejan trabajar, pero tenemos que seguir pagando los impuestos», dice Antonio, que se muestra muy agradecido con los concellos de Carballo y A Laracha por mantener las ferias. «Ya va poca gente, por los cierres perimetrales como para que nos impidan ir a otros. Camariñas cerró y ahora los retomó, como Fisterra. Vimianzo no los hace desde hace mucho, nos cobró las tasas del último trimestre del año, y las del 2021 ya no, pero Cee las sigue cobrando y no permite hacer los mercados. Es una burla», dice.

Para él y sus compañeros los ayuntamientos los han abandonado cuando más lo necesitaban. «Antes te llamaban porque eramos dinamizadores de la economía local y atraías visitas al municipio, ahora nos dan de lado, excepto algunos que sí nos siguen dejando trabajar». La escasez de ferias y la poca afluencia a las pocas que se celebran por la limitación de movilidad se traduce en dificultades económicas para muchos vendedores. «Hay compañeros que no tienen ni para pasar la ITV ni pagar el seguro del coche. Para poder trabajar muchos van a horas muy tempranas de la mañana, para evitar controles, y sí saben que los hay no van porque no pueden pagarlo», lamenta el hombre, que destaca que con la situación actual es imposible seguir. «Lo que se gana no da ni para comprar mercancía, y si no tienes que vender no puedes ir a ningún lado. El domingo de la feria de Paiosaco hubo puestos que vendieron 35 euros en todo el día, y no te hablo de puestos pequeños, sino de señores puestos con bolsos, carteras, cuchillos... Antes en un día bueno podía ganar 400 o 500 euros y como mínimo sacabas cien, ahora eso es muy complicado. No da ni para la gasolina del desplazamiento».

Antonio, que es autónomo al igual que su mujer, su hija y su yerno, que también trabajan en el sector, hace hincapié en que no piden ayudas. «Solo pedimos que nos dejen trabajar. Nos adaptamos a todas las normas, a reducir espacios, dejar más separación... Lo que sea, entendemos que hay una pandemia y hay que tomar medidas, pero nosotros trabajamos al aire libre. ¿Por qué puedes ir a comprar al súper y no puedes hacerlo en la calle?», se pregunta.

Más de 4.000 trabajadores

«Hay que respetar todos los trabajos. Parece que como se nos ve en la calle vendiendo no es algo serio, pero en Galicia hay unos 4.5000 ambulantes, vivimos de eso, es nuestro trabajo y es muy duro muchas veces. El otro día mi hija fue a Santiago y no pudo montar el puesto por el mal tiempo, de eso nadie tiene culpa, pero si nos impiden trabajar cuando la Xunta sí lo permite, ya me dirás».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Antonio Rodríguez, vendedor ambulante: «Hay compañeros que no tienen ni para pasar la ITV ni pagar el seguro del coche»