«Os números son fríos: oxalá a xente vise a través dos nosos ollos o que hai»

Eva Vidal Doldán es Técnica en cuidados auxiliares de enfermería en el Chuac. Su unidad se ha reconvertido para atender a pacientes covid: está en primera línea

Eva Vidal Doldán, a principios del pasado junio, en su Corme natal
Eva Vidal Doldán, a principios del pasado junio, en su Corme natal

carballo / la voz

A principios de junio, cuando ya se podía respirar algo después de la primera oleada de covid, Eva Vidal Doldán (Corme, 1976) alertaba de que, psicológicamente, sería difícil enfrentar una segunda. «Non, porque xa sabemos o que hai, o duro que é», comentaba. Pero llegó una segunda y una tercera, peor. Y ahí vuelven a estar los sanitarios. Técnica en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE), Eva presta servicio en la unidad de reanimación de la quinta planta del Chuac. En ella atienden a pacientes críticos tras una operación y a trasplantados. A estas alturas, como pasó en la primera oleada, esta unidad ha tenido que reconvertirse en covid, porque las ucis están saturadas: «E dun día para o outro, esta mesma semana, enchemos nós tamén. A presión é moi alta». Se han pospuesto operaciones para tratar de salvar vidas del virus. Eva volvió a primera línea.

«A situación é moi complicada, tremenda. Estamos peor ca en marzo e parece que non se ve así», avanza. «O noso estrés físico e emocional agora mesmo é moi importante. O traballo co paciente covid é un traballo duro», detalla. Lamenta que los mensajes de petición de prevención no acaben de llegar y calar en toda la población y que, pese a todo, se sigan dando conductas irresponsables: «Canso de ver cifras todos os días, pero os números son moi fríos. Oxalá a xente puidese ver a través dos nosos ollos o que hai nun hospital. Aquí vemos de fronte a realidade». Los sanitarios, dice, están poniendo su grano de arena, trabajando más, reforzando turnos. Vendría bien una conciencia de todos, ya no solo por su sector, «senón por todos, polo hostaleiro que ten que pechar, pola xente que non pode traballar, e que pode ser un familiar, un amigo... Isto é a pescadilla que se morde a cola».

Con la situación tal y como está, ve precisas medidas tan duras como la de restringir visitas en los hospitales, aunque el paciente no sea covid: «De verdade que, con respecto a marzo, non adiantamos nada. O único no que se mellorou é que estamos máis preparados en EPI e material. Pero isto que está a pasar non é unha broma, é algo moi serio. Vai mal, moi mal. Aínda que non nolo dixese o Goberno, ou unha institución, temos que facer por quedar na casa». A Vidal Doldán le gustaría que se escucharse su voz como la de una vecina, una amiga, que ve lo que hay, sin ningún otro ánimo que el de alertar de la realidad: «Teño medo, claro que si. As persoas que traballan na miña planta, máis de cen, están moitas delas illadas da súa familia, por prevención». Ella tiene cuatro hijos, va y viene cada día de trabajo a Corme y siempre con ese temor de llevar la enfermedad a casa. Como decía en junio, más que las marcas físicas, más que cara y manos destrozadas, pesan las marcas del alma. Habla de «impotencia»: «É esgotador».

Un trato humano

Hay, eso sí, una cosa que tiene a Eva confortada en su trabajo, y no es otra que el protocolo humanizado que siguen con los pacientes covid. Llegan a su planta conscientes, pero sabedores de que tienen probabilidades de acabar intubados, aunque inicialmente traten de aplicárseles otros tratamientos «menos invasivos». «Para min, ese é o momento máis duro, cando entran na unidade. Non poden ter a ningún familiar ao lado, pero de verdade o digo, non están sós. Aí cambiou moito a forma de actuar. Faláselles, explícaselles, e incluso se hai que intubar, hai sempre un sanitario falando, acompañando, ao seu lado. Iso é un punto que a min me quedou gravado: somos máis humanos no noso traballo. Tratamos de que sintan paz, tranquilidade. Intentamos achegarnos o máximo posible. E todo isto hai que explicarllo aos familiares por teléfono. Logo, se melloran, porque o paciente que chega a nós é un paciente grave, pois xa se pode facer algunha vídeochamada...».

Sabe que cuando uno está ingresado en el hospital cuenta las horas para que lleguen las visitas. En estos casos ni eso se puede esperar, así que solo queda «agarrarlle a man como me gustaría a min que lla agarrasen a meu pai, a meu irmán, a meu cuñado ou a meu fillo se estivesen aí». Porque no todos los pacientes covid son mayores, recuerda, ni todos tiene patologías previas, considerando además que patología previa puede ser una obesidad, una hipertensión o una diabetes. «Vinte horas pronado, boca abaixo, catro horas boca arriba... De verdade que todo isto non o contan os números».

Ve «escandalosos» los desmadres de Navidad, la falta de cuidado de unos frente a los esfuerzos de otros, familias que llevan meses sin verse. «Eu xa non saía moito. Agora, só a traballar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Os números son fríos: oxalá a xente vise a través dos nosos ollos o que hai»