Íntegro colabora en la supervivencia de un hogar social argentino

La Voz CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Antonio lleva más de 20 años dirigiendo el hogar social, en el que acogen a personas discapacitadas abandonadas
Antonio lleva más de 20 años dirigiendo el hogar social, en el que acogen a personas discapacitadas abandonadas Ana García

La asociación cabanesa entregará 500 euros, recaudados entre la aportación de Máis Porvir y la venta de la campaña navideña

21 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Asociación Íntegro, que promueve la integración de personas con diversidad funcional desde Cabana, ha hecho toda una demostración de solidaridad destinando toda la recaudación de su campaña navideña a una buena causa: evitar que un hogar social argentino eche el cierre tras más de cuatro decenios de actividad.

El Hogar San Camilo de Vagues, en el que residen más de 70 personas con discapacidad, atraviesa una delicada situación económica que podría abocar al cierre de la institución, dirigida precisamente por un pontecesán, Antonio Amado Castiñeira.

Viendo esta dramática situación, desde la asociación cabanesa apelaron a la colaboración ciudadana y se sumaron a una cadena de solidaridad puesta en marcha por Cáritas y el párroco José Manuel Varela, decidiéndose a donar a la causa todo lo que se recaudase con la venta de regalos navideños elaborados por los usuarios del centro.

Al final, lograron recaudar 250 euros, que se sumaron a otros 250 aportados por su empresa de Xestión Social Máis Porvir. En total, una ayuda de 500 euros que será enviada al hogar argentino para contribuir a que se mantenga la importante función social que desempeñan.

Agradecimiento

«Unha vez máis, a vosa solidariedade e compromiso cos colectivos máis desfavorecidos fixo posible que o soño de moitas persoas non se desvaneza e estea máis preto de converterse en realidade», expresaba Íntegro a través de las redes sociales, a modo de agradecimiento a todos aquellos que se sumaron a esta noble causa durante la campaña navideña.

Para las fiestas vendieron productos hechos a mano por los usuarios y utilizando materiales reciclados, para así hacer ver, también, su compromiso con el medio ambiente. Fijaron precios accesibles para todos los bolsillos, como es el caso de los productos decorativos, que no subían de los 8 euros.