Las nuevas cuotas de pesca ponen la puntilla a la flota de la Costa da Morte

El interés por las ayudas para desguace se ha multiplicado en la comarca


carballo / la voz

«Cada día vén un a preguntar». Antonio Devesa, secretario de la cofradía de Laxe, es solo uno de los que han notado como el interés por las ayudas para el desguace se han multiplicado en la Costa da Morte. No hay nada concreto, pero los armadores saben bien que en los fondos europeos del período 2021-2027 podría incluirse de nuevo una buena cantidad para paralización de actividad. «Se negocian iso, eu xa sei de oito ou nove de Fisterra que van pedir», dice el patrón mayor, José Manuel Martínez Escarís.

Una de las razones podrían ser las nuevas cuotas de pesca, que el ministerio consideró satisfactorias, y la consellería, todo lo contrario. En la Costa da Morte no solo no están contentos sino que lo consideran la puntilla no solo para la flota sino para la viabilidad económica de muchos pueblos que tienen en el mar su principal modo de subsistencia.

Cuotas

Varias cofradías de la Costa da Morte se han puesto en contacto con la Consellería do Mar para pedir aclaraciones sobre las nuevas cuotas de pesca o incluso para quejarse de los cupos actuales. Es el caso de la de Fisterra, especialmente afectada por la reducción en la capacidad de pesca de merluza, una de sus especies diana, imprescindible para los barcos que van a las betas. Este año podrán capturar 8.000 kilos, una cantidad insuficiente, teniendo en cuenta que el año pasado ya tuvieron muchos problemas con las 10 toneladas que tenían asignadas. Finalmente consiguieron aumentar algunos kilos que no se habían consumido, con lo cual acabaron pescando 4.000 más de los que tienen ahora. Otro recurso que preocupa mucho es la raya, para la que hay 150 kilos semanales en el primer semestre del año. Es una de las especies de mayor valor comercial para los que van a los miños. Con respecto las de aguas profundas, la que más afecta en la zona es el besugo. Además, en el cerco es la propuesta de la xarda la que puede suponer un mayor quebranto.

Paralización

Las nuevas cuotas están haciendo que cada vez sea menos rentable el negocio de la pesca, sobre todo por lo que respecta a la flota artesanal. Por esa razón, en la negociación de los fondos europeos para el período 2021-2027 el apartado que más interés ha despertado es el de las ayudas para paralización, que fueron casi inexistentes en el período 2014-2020. Estas subvenciones tienen un efecto demoledor para la flota de la Costa da Morte. Hasta el 2015, el número de barcos en la zona se redujo casi a la mitad. En el año 2000,el censo estaba formado por 781 embarcaciones y tres lustros después apenas eran 425. Sin embargo, en cuanto cesaron las ayudas dejaron de desaparecer los pesqueros. Ahora, el censo es de 432 unidades, pero en todas las cofradías han notado un inusitado interés por la posibilidad de que haya desguaces subvencionados y la posibilidad de jubilarse anticipadamente. Además, el sector considera que la ayuda para futuros armadores jóvenes (menores de 40 años) es insuficiente, sobre todo porque las condiciones impuestas para conseguirlas hacen muy difícil que se decidan a pedirlas y, sobre todo, que cumplan todos los requisitos para conseguirlas.

Tripulaciones

Aunque los barcos en la Costa da Morte son incluso más que los que había hace 10 o 15 años, las cuentas de cotización del régimen especial del mar han bajado notablemente y más en las localidades que mayor dependencia tienen de la pesca. En el 2011 había en la Costa da Morte 1.649 personas que cotizaban como trabajadores relacionados con la pesca y en marisqueo y ahora únicamente hay 1.455, lo que supone casi dos centenares de personas menos, una reducción global del 13 %, que es mucho más acusada en algunos puertos, como el de Fisterra, donde la bajada ha sido del 15 % porque han pasado de 282 a 245 cuentas de cotización en apenas 9 años. La cuestión es que los armadores cada vez tienen más problemas para completar tripulaciones y es muy común que se compren barcos más pequeños para no tener que depender de la plantilla. Así hay más pesqueros, pero menos gente que se dedica al mar, lo que reduce población a marchas forzadas porque en muchos pueblos hay pocos trabajos al margen de la que fue principal industria de la Costa da Morte.

GALP

El turismo se ha convertido en la principal alternativa, pero sigue siendo muy estacional. Buena parte de los fondos para la pesca que mandó Europa se han dedicado a montar este tipo de negocios y muy pocos euros a mejorar el sector y hacerlo más atractivo para los jóvenes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las nuevas cuotas de pesca ponen la puntilla a la flota de la Costa da Morte