La Costa da Morte amaneció sin nieve, pero persiste el hielo en gran parte de la red viaria

Hubo varias salidas de vía, pero sin llegar a los niveles de este jueves

Un tractor esparce sal en Vimianzo
Un tractor esparce sal en Vimianzo

Carballo / La Voz

La Costa da Morte amaneció este sábado sin nieve, pero con la presencia de chubascos leves dispersos que, junto con las bajas temperaturas, volvieron a generar problemas de tráfico en parte de la red viaria, sobre todo, en carreteras secundarias. A primera hora de la mañana persistía el frio intenso en la comarca, pero sin llegar, por lo general, a los bajos registros registrados tanto el jueves como el viernes. 

Las placas de hielo volvieron a darse en numerosos viales, pero sin ocasionar el grave caos circulatorio de dos días atrás Hubo varios accidentes de tráfico provocados por salidas de vía, como las ocurridas en Sofán (Carballo) o Casas Longas (A Laracha). Este último lugar, perteneciente a la parroquia de Montemaior, se trata del núcleo de población más elevado de la Costa da Morte, a 600 metros sobre el nivel del mar.

Carreteras heladas en Olveira, Dumbría, a primera hora de este sábado
Carreteras heladas en Olveira, Dumbría, a primera hora de este sábado

Pese a que MeteoGalicia advirtió de que la lluvia se convertiría en agua-nieve y nieve a partir de la cota de 300 metros, en la zona no hubo ni un solo punto en el que llegase a nevar. En todo caso, las agrupaciones de Protección Civil, sobre todo aquellas de concellos con puntos susceptibles de sufrir nevadas, continúan con los trabajos preventivos de vertido de sal. Es lo que sucede por ejemplo con los voluntarios de A Laracha, Carballo, Zas, Vimianzo, Coristanco o Cerceda, que desde la tarde del viernes se afanan en echar sal tanto en los cascos urbanos así como en aquellos puntos complicados de sus respectivas redes viarias municipales.

«Por culpa do xeo perdín dúas furgonetas e non podo levar o pan a moitos lugares»

Toni Longueira

Fernando Espasandín, de Pan Ignacio, es uno de los muchos afectados por el tiempo de los últimos días: «Tivemos que retrasar as entregas porque reiniciamos a repartición máis tarde»

Fernando Espasandín es de Vimianzo y regenta el emblemático negocio Pan Ignacio Panadería y Pastelería. Y además de tener que lidiar desde hace diez meses con las secuelas del covid-19 en forma de confinamientos, toques de queda, cierres perimetrales y restricciones a la hostelería, ahora le toca bailar como buenamente puede con las intensas heladas de los últimos días. «En cinco días, e por culpa do xeo, perdín dúas furgonetas, que quedaron sinistradas porque custa máis arranxalas que o seu valor venal, teño unha empregada de baixa, aínda que por sorte atópase ben do accidente de tráfico que sufriu por culpa do xeo, e non podo facer a repartición de pan por todos os lugares debido á perigosidade que hai en moitas estradas, sobre todo da rede secundaria», explicó.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Costa da Morte amaneció sin nieve, pero persiste el hielo en gran parte de la red viaria