Las últimas visitas de los Reyes pusieron el broche a la Navidad más atípica

La Voz

CARBALLO

BASILIO BELLO

En Cospindo fueron casa por casa y entregaron una bolsa con productos autóctonos

07 ene 2021 . Actualizado a las 22:37 h.

El comité clínico decidió, en su última reunión, mantener la vuelta a las clases para este viernes y no posponerla al lunes día 11, como se había sugerido. Esto supondrá que muchos niños tendrán escasamente dos días para jugar con sus flamantes regalos de Reyes antes de volver a las aulas, pero eso no restará dosis de ilusión tras la que para muchos es la noche más mágica del año.

Desde el lunes, Sus Majestades de Oriente han estado recorriendo de cabo a rabo la Costa da Morte. Este año han sido mucho más exhaustivos para que ningún pequeño se quedase sin su saludo. En parte, para evitar desplazamientos innecesarios, pero también para agradecerles el esfuerzo realizado desde el inicio de la pandemia.

Los Reyes Magos pasaron ayer sus últimas horas por la comarca con una cabalgata por diferentes puntos del Concello de Cabana. Se montaron en tren turístico y pasaron por Borneiro, Canduas, Cesullas, Cundíns, Corcoesto... En esta ocasión no para pedir deseos o recepcionar cartas de los niños, sino más bien para comprobar si habían acertado con los regalos entregados horas antes, durante la madrugada.

En la parroquia pontecesana de Cospindo incluso se tomaron la molestia de ir casa por casa (nada menos que 117, 53 de ellas con niños) y entregar un pack con productos autóctonos para el disfrute de los vecinos: un calendario del 2021 con fotografías de la parroquia, caramelos de Gadis y Abanca, galletas de Biscuits Galicia, leche de Deleite y yogures de Central Lechera Asturiana. Una manera de animar el día de Reyes y también de apostar por los productos elaborados en proximidad, tal y como explicó el gerente de la Fundación Eduardo Pondal, Xosé María Varela. La respuesta de los vecinos fue excelente.

Las iglesias fueron también protagonistas ayer: en Sísamo y Carballo, con la escenificación de belenes vivientes; y en Baio, con la visita de Sus Majestades a los niños de la catequesis durante la misa.