Primeras multas desde que Portos cerró las dársenas a la pesca recreativa

En Caión constan ya al menos tres y desde las federaciones hablan de más propuestas de sanción en otros muelles, como Marín


Carballo / La Voz

Día 24 de noviembre. Martes. Seis de la tarde. Cuatro agentes del Servizo de Gardacostas de la Xunta accedieron a los puertos de Malpica, Barizo, Corme y Laxe en una furgoneta de color blanco, según testigos presenciales, para expulsar a los pescadores recreativos y a algunos -los menos, por suerte- que, bajo el paraguas de pretender disfrutar de una afición, se dedicaban literalmente a la pesca indiscriminada de calamar de potera y otras especies, como nécoras o centollas. En estos últimos casos, mediante el uso de nasas plegables para la posterior venta fraudulenta a hosteleros tanto de la zona, como de fuera, algunos de ellos de elevado caché y pedigrí culinario. Estas labores de vigilancia y control por parte de los agentes del Servizo de Gardacostas prosiguieron los días 25 y 26 en el resto de muelles de la zona, como en Fisterra.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Primeras multas desde que Portos cerró las dársenas a la pesca recreativa