El parque eólico de Berdoias afecta de lleno a los petroglifos de O Pedrouzo

El proyecto no los tiene en cuenta, como tampoco a la mámoa de Freáns

X. A.
carballo / La Voz

El proyecto de parque eólico de Berdoias afecta de lleno a los petroglifos de O Pedrouzo. Es posible que al estar deficientemente localizados en la documentación de la Xunta en el momento de hacer el proyecto no han sido tenidos en cuenta a la hora de redactar los planos del campo de aerogeneradores. Por esta razón, los molinos 15 y 16 han sido establecidos en el campo de actuación de las dos estaciones de arte rupestre, que han sido estudiadas en los últimos años y han adquirido una gran importancia. Además, también se ve afectada la mámoa de Freáns, documentada recientemente.

Los vecinos de Berdoias han recibido con sorpresa los datos sobre el proyecto, actualmente en fase de documento inicial expuesto en el Ministerio para la Transición Ecológica, y mostraron su extrañeza por lo poco rigurosa que es la documentación. Por ello tienen previsto presentar alegaciones. Temen que, además de los aerogeneradores, se instalen pistas que pasen por encima de las estaciones, que son bienes de interés cultural y uno de los recursos patrimoniales de mayor valor de la parroquia.

Los primeros petroglifos fueron localizados por unos cazadores el 16 de noviembre del 2003. Días después, Roberto Mouzo encontraba los otros, a unos escasos 50 metros de distancia, y en ambos casos a medio kilómetro al suroeste de Berdoias. En la primera estación hay al menos nueve combinaciones circulares, aunque existen evidencias de un número muy superior de grabados de esta tipología, según se recoge en el libro Na espiral dos círculos concéntricos, del colectivo A Rula. Como en la segunda, son de temática abstracta y carácter geométrico.

El proyecto de Iberdrola prevé levantar 17 aerogeneradores, con sus consiguientes obras y servicios auxiliares, en una amplia superficie que va desde Berdoias hasta las proximidades de Leis, ya en Muxía. El grueso del parque está en los municipios vimiancés y muxián, aunque con una pequeña afección a Dumbría, por la zona más noroccidental de Berdeogas.

En la amplia documentación que ya se puede consultar sí se citan otros petroglifos próximos a las ubicaciones de los molinos, como el denominado Pedra dos Letreiros o el Chan da Insua. El primero aparece citado en algún texto, pero a día de hoy no está visible. También se citan la cercanía de alguna mámoa.

Un arqueólogo analizará la posible afección del patrimonio

 

 

El proyecto tiene aún mucho recorrido por delante: además de las alegaciones de particulares y concellos, habrá que ver qué dicen los preceptivos informes de varios departamentos autonómicos, entre ellos Patrimonio Cultural. Ya se prevé que, al menos en la fase de obras, el impacto será «severo» en relación a la proximidad del patrimonio arqueológico, e incluye también a lo que «aún no se ha catalogado».

En el documento, la empresa señala: «Para comprobar el grado de afección sobre y minimizar posibles impactos sobre ellos, se realizará un detallado estudio por parte de un arqueólogo colegiado, el cual será incluido en el posterior estudio de impacto ambiental. Se deberán establecer por tanto medidas preventivas (balizamientos) y correctoras necesarias para minimizar las posibles afecciones. Se incluirá un plan de vigilancia específico y se valorará la posibilidad de modificar posiciones de las diferentes infraestructuras, si Cultura así lo determinase».

También hay que tener muy en cuenta la larga línea (65 kilómetros) de alta tensión proyectada para evacuar la energía. Pasará, por ejemplo, a 252 metros del dolmen de Pedra Moura, en Vimianzo, o a 460 del de Cabaleiros, y en los entornos de protección de numerosas mámoas y castros de Tordoia y Ordes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El parque eólico de Berdoias afecta de lleno a los petroglifos de O Pedrouzo