Javier Domínguez Lino, presidente de Sogama: Nuevos residuos, nuevos retos

Sección Plumas con Mando | Dejemos en esta pandemia la huella del trabajo, del esfuerzo, de la colaboración, y jamás la de la indiferencia hacia el medio ambiente y la salud que heredarán nuestros hijos


En los últimos meses hemos asistido a un drástico cambio en nuestras vidas originado por el covid-19. En un espacio de tiempo muy breve, hemos visto cómo nuestros comportamientos y hábitos han tenido que adaptarse a unas circunstancias inimaginables en otro momento y con serias consecuencias sociales, económicas y también ambientales.

El impacto ha sido de tal calibre que no hemos tenido tiempo ni tan siquiera a planificar ni a analizar la situación de partida. Simplemente hemos lidiado, cada uno desde su casa y desde su puesto de trabajo o lugar de estudios, con un escenario adverso, incierto y desconocido. Y quizás sea la incertidumbre uno de los males que más nos azota en esta crisis, tanto en nuestro día a día como en la configuración de un futuro al que hoy, más que nunca, debemos impregnar de optimismo. La Comisión Europea ya ha advertido que la recuperación económica tiene que ser sostenible y para ello ha diseñado una hoja de ruta definida en el Pacto Verde Europeo, que exigirá transformar los retos climáticos y medioambientales a fin de impulsar el uso eficiente de los recursos.

Salud pública

La economía circular cobra, si cabe, mayor protagonismo que nunca. Ya desde el inicio de la pandemia se evidenció que la correcta gestión de los desechos constituye una prioridad para evitar que estos se conviertan en un problema de salud pública. No en vano, las plantas de tratamiento de residuos fueron consideradas un servicio esencial, viéndose en la necesidad de duplicar y triplicar esfuerzos para continuar con su labor durante el confinamiento, enfrentándose a momentos de gran tensión por las dificultades de encontrar en el mercado suministros críticos que le permitiesen llevar a cabo su cometido industrial con garantías.

Colaboración institucional

En Sogama, no solo hemos proseguido con nuestro trabajo, sino que, debido a la alta proliferación de residuos sanitarios y la incapacidad de las plantas gestoras de los mismos para tratar las ingentes cantidades producidas, el Sergas, a través de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, solicitó la colaboración de esta empresa pública para que se hiciese cargo de los desechos sanitarios de bajo riesgo tales como buzos, guantes y mascarillas desechables. En un mes, y con personal externo, se trataron en el Complejo Medioambiental de Sogama 65.000 kilos de estos materiales, habilitando para ello una línea de tratamiento independiente de la de los urbanos con el fin de acondicionarlos y valorizarlos energéticamente a más de 850 grados centígrados, temperatura que garantiza la eliminación de patógenos y otros agentes nocivos.

A los residuos cotidianos habituales se han sumado otros como son los guantes y mascarillas desechables, así como los botes plásticos de gel hidroalcohólico que, de no recibir la gestión adecuada, pueden originar un grave problema ambiental.

Extremar la prevención

Es por ello que hoy, más que nunca, debemos ser extremadamente cuidadosos, no solo con las medidas de prevención, siguiendo en todo momento las directrices de las autoridades sanitarias, sino también con la correcta separación de estos desechos en origen (mascarillas y guantes, al contenedor verde convencional y envases plásticos, al amarillo). De hecho, una mascarilla abandonada en el entorno puede tardar en degradarse entre 300 y 400 años.

Dejemos en esta pandemia la huella del trabajo, del esfuerzo, del buen hacer, de la colaboración y de la solidaridad, pero jamás la huella de la indiferencia hacia el medio ambiente y la salud que heredarán nuestros hijos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Javier Domínguez Lino, presidente de Sogama: Nuevos residuos, nuevos retos