«Nunca víramos na Costa da Morte equipos tan profesionais para o furtivismo do percebe»

La cofradía muxiana ha abierto cuatro denuncias administrativas, que serán remitidas a la Consellería do Mar


Carballo / La Voz

El operativo de este lunes en Muxía contra un empresario de la construcción de Gondomar de 51 años -los cumplió en julio- es uno de los más importantes llevados a cabo en la Costa da Morte contra el furtivismo. No por la mercancía intervenida -no se recuperó ni un solo kilo de los 20-25 con los que logró huir hacia Lourido, donde una persona en tierra los recogió- sino por el material y los equipos intervenidos, que llamaron, y mucho la atención entre los pósitos de la comarca: «Nunca víramos na Costa da Morte equipos tan profesionais para o furtivismo do percebe», apuntaron en la cofradía muxiana.

Para empezar, el torpedo submarino decomisado: «Este non é un deslizador dos baratos, este é un dos bos, dos que se empregan para facer documentais, como os de Cousteau. Anda polos 2.900 euros. Levaba unha batería a maiores para poder estar máis tempo baixo o mar, ata catro horas». Y añadieron: «Porque o viron mergullarse ás nove da mañá e foi collido á unha da tarde. Tamén levaba un compás para orientarse debaixo da auga e as botellas de oxíxeno era das grandes, de 15 litros. Pero o mellor de todo é que esta persoa estaba traballando a unha milla e media de onde deixara o coche aparcado, nunha zona pertencente á Ruta dos Faros para pasar desapercibido, para que ninguén sospeitase que se trataba dun furtivo tan profesional», argumentaron en la entidad marinera muxiana.

En el pósito también llamó la atención la preparación física del ahora investigado: «Despois de catro horas baixo o mar, e cando se viu sorprendido en terra, botouse ao auga e nadou cincocentos metros ata Lourido e dende alí regresou correndo facéndose pasar por deportista que facía footing. Un verdadeiro especialista, moi preparado».

En la cofradía de Muxía lamentaron que no se pueda abrir diligencias contra esta persona por furtivismo porque ni la Guardia Civil del puesto de Corcubión, ni el servicio de vigilancia, ni los mariscadores que acudieron a la alerta lograron recuperar los percebes extraídos supuestamente de forma ilegal. Ahora bien, a este constructor de Gondomar le han abierto cuatro denuncias, que serán remitidas en breve a la Consellería do Mar. En concreto, por uso de un propulsor para la extracción de marisco de forma ilegal. Este torpedo submarino solo puede ser empleado en labores de investigación y en reportajes divulgativos previa petición a la Xunta y con conocimiento de la cofradía. La segunda denuncia es por el uso de botellas de oxígeno para ir al percebe. La tercera, por no emplear boyas de señalización. Y la cuarta, por darse a fuga cuando se le requirió que se identificara. Por todo ello, el supuesto infractor se enfrenta una multa, de una cuantía mínima conjunta, de 3.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Nunca víramos na Costa da Morte equipos tan profesionais para o furtivismo do percebe»