El delfín, la amigable alternativa a las orcas que puebla la Costa da Morte

Empresas náuticas y pescadores de la comarca conviven con estos cetáceos en armonía


Carballo / La Voz

Los veleros de eslora igual o inferior a 15 metros no podrán navegar entre el Cabo Prioriño y Estaca de Bares debido a los incidentes que varios barcos han tenido con orcas en las últimas semanas. Y aunque es el litoral norte de la provincia el más afectado por estas interacciones, lo cierto es que estos ejemplares han sido avistados en otros puntos de la costa gallega. En Touriñán, sin ir más lejos, fueron vistos por ornitólogos el 10 de agosto, el primer avistamiento de la temporada del que tiene constancia la Cemma, según informó Alfonso López en una conferencia convocada para abordar el inusual comportamiento que las orcas están teniendo esta temporada.

Estos animales solo vienen de paso una vez al año en los meses de verano y no suelen quedarse tanto tiempo, pero la abundancia de alimento puede haber motivado una estancia más larga. López informó de que en Galicia se registraron 29 contactos y contabilizaron 13 ejemplares de 3 grupos diferentes.

En la comarca han podido verse, además de en Touriñán, en la costa de Camariñas y en Soesto (Laxe). En esta última ocasión, fue una orca, hace un par de semanas, cerca de un surfista al que nada hizo. Ni las cofradías de pescadores ni los responsables de los puertos náuticos de la zona tienen constancia de que haya habido incidentes con embarcaciones y señalan, en todo caso, que este año ha habido menos avistamientos por este territorio. Alicia Carrillo, de Buceo Finisterre, entidad que colabora con la Cemma con expediciones puntuales, señala que otros años sí han visto orcas por la zona del cabo, pero que este año «aínda nada».

Uns veciños máis

Toparse con estos mamíferos no es fácil, pero sí es relativamente sencillo encontrarse con otros afables cetáceos que surcan la costa durante todo el año: los delfines. Ayer mismo apareció uno, también en la playa laxense, ya sin vida, al ser presuntamente herido por una red y, finalmente, atacado por varias quenllas, explicaron desde la Cemma. Pescadores y empresas de turismo activo están tan acostumbrados a su presencia que ya son «uns veciños máis», reconoce Oliver Moure, responsable de Cruceros Fisterra. En su caso, casi han ganado más protagonismo estos mamíferos que la propia puesta de sol, su principal servicio. «Ao final, á xente acáballe causando máis impresión ver aos arroaces. É un auténtico espectáculo, porque fanse ver e xogan arredor do barco. Se están co peixe, comendo, non atenden; pero senón xa se acercan eles ata a embarcación en canto a perciben, non fai falta que nós nos aproximemos», señala.

Oliver lleva 13 campañas con los cruceros por la ría de Fisterra, pero también es pescador y conoce bien las dinámicas de estos animales. Elabora sus propias estadísticas y no hay temporada en la que no se le aparezcan, y en todos los tramos horarios. Durante el confinamiento incluso los vio junto a la playa de Langosteira, donde él vive; cree que porque no había tanto movimiento de embarcaciones. «O ruído pertúrbaos moito. Nós adoitamos empezar a campaña por Semana Santa e en canto comezan a tirar as bombas de palenque nas festas escapan, deixan de verse», asevera Moure.

Ellos llevan prismáticos en el barco y, aunque se mueven por zonas en las que abundan estos cetáceos, tratan de no molestarlos: «Non hai cliente que veña e non pregunte por eles, pero eu xa lles digo que amarrados non os teño, teñen que vir eles. Hai que observalos, pero respectalos», considera el patrón.

Fieles compañeros de viaje son también para los responsables y clientes de Buceo Finisterre. Alicia Carrillo cuenta que hace unos días incluso ayudaron a un ejemplar a soltarse de un plástico que lo atrapaba. «Non se acercan cando facemos a inmersión, pero si cando estamos na lancha», explica, «xogan contigo, móvense arredor... Hai un par de anos levabamos sempre o can con nós e daba a impresión de que ata se burlaban del. Xogaban de proa a popa e de popa a proa, saltaban diante del... É un espectáculo». En una de las últimas expediciones hechas con el Cemma, hace un par de semanas, avistaron cuatro familias de arroaces.

«Veñen ao mesmo ca nós»

Aunque son completamente inofensivos, la presencia de delfines significa para el cerco que será una jornada de poca pesca. «Ao final veñen ao mesmo ca nós, a por peixe», explica el camariñán Adrián Campaña, patrón del Touriñán, «Así que se os vemos escusamos largar o aparello. Tamén vemos moitísimo peixe lúa e véñennos ata sete ou oito exemplares na rede. E din que está en perigo de extinción! Se o está nalgún sitio, dende logo non nesta costa, porque se ve moitísimo».

«O ano pasado levaba o barco completo e pasounos unha balea por debaixo»

De vez en cuando, quienes surcan el litoral de la Costa da Morte se topan también con ejemplares de ballena, magnas criaturas que, aunque inofensivas, imponen merecido respeto a los patrones. El camariñán Adrián Campaña se topó este mismo miércoles con «tres ou catro» por la zona del Cabo Vilán.

Al principio, al verlas a lo lejos, pensó que eran orcas: «Xa me asustei, porque vendo o que pasou estas semanas... Pero cando se achegaron xa nos demos conta de que eran baleas, e vaia baleas!». Su barco tiene 18 metros de eslora y, si sus cálculos no le fallan, los animales superaban con creces ese tamaño. «O meu tío, que ía comigo no barco, dixo ao principio que parecían exemplares pequenos, pero en canto se somerxeron xa puidemos ver que eran enormes. Pero son inofensivas, de feito achegáronse elas ata o barco e foron nadando ao lado del», relata Campaña, que suele navegar por el litoral comarcal, aunque este año también bajó a la zona de Vigo al aparecer anchoa.

«Puxo rumbo a nós»

Igual de espectacular fue la experiencia vivida el año pasado por Oliver Moure, de Cruceros Fisterra, con un ejemplar de ballena. Llevaba el barco completo y, al verla, viró rumbo y apagó motores para no perturbarla, «pero ela puxo rumbo a nós, como se quixese saudarnos. Ata parece que mirou para a xente antes de somerxerse e pasarnos por debaixo do barco. A xente toleou», asegura, y no es para menos. Incluso hay varios vídeos circulando por la Red y este año tuvo clientes que se acercaron al puerto recordándole la anécdota.

Atunes, calderones, tiburón peregrino y hasta un jabalí

Grandes atunes que están de paso, tiburones peregrinos, calderones, peces luna, ballenas, arroaces... «A temperatura da auga trae peixe ás rías, e co peixe chegan tamén estas especies», reconocen los expertos, de ahí la visita puntual de estos animales.

Aunque, para peculiar, el avistamiento que hizo Buceo Malpica hace algo menos de un año tras una plácida tarde de inmersiones. Lograron capturar en vídeo nada menos que a un jabalí nadando por la zona de Os Muíños, en Cerqueda. Las imágenes, como es lógico, se hicieron virales al instante de ser publicadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El delfín, la amigable alternativa a las orcas que puebla la Costa da Morte