Bajas en Protección Civil en protesta contra la edila que defiende al asesino de Cabana

Son cuatro familiares de la víctima los que han cursado la renuncia irrevocable


Carballo / La Voz

Son cuatro los familiares que ya han confirmado su salida irrevocable de la agrupación de voluntarios de Protección Civil de Cabana. Lo hacen muy enojados y disconformes con la forma de proceder de Esmeralda Gerpe Rodríguez, la edila del Partido Popular e integrante del ejecutivo local, que lleva las carteras de Turismo, Medio Rural y Medio Ambiente, y que además ejerce la defensa de Julián Gil Pose. Se trata del hombre condenado a finales del pasado mes de junio a 26 años y medio de prisión por el asesinato, de tres disparos a bocajarro, de su esposa, Ana Belén Varela Ordóñez, en la tarde del 19 de agosto del 2018, en el domicilio que ambos compartían en Tras da Agra, en la parroquia de Canduas.

Entre los que entregaron sus escritos de renuncia a la presidencia de la agrupación figuran sus hermanos, Iván y Victoria, y dos sobrinas de la víctima. Y lo hacen por estar en total desacuerdo con algunos de los argumentos esgrimidos por la defensa en el recurso de apelación contra la sentencia dictada en primera instancia por la Audiencia Provincial de A Coruña. En concreto, el malestar radica en la parte del recurso, de 14 páginas, en el que la abogada sostiene que los testimonios aportados por la acusación particular, es decir, de la familia, al jurado popular durante la celebración del juicio no fueron acordes a lo que sucedió realmente aquella fatídica tarde del 19 de agosto de 2018.

Según la defensa, «con las pruebas forenses realizadas y obrantes en las actuaciones no existió violencia previa a los disparos». Es decir, según la apelación, Julián Gil Pose actuó «por obcecación, en un arrebato momentáneo y sin ser plenamente consciente de lo acaecido».

La defensa también apuntó hacia las declaraciones aportadas en el juicio por la familia de la víctima, testimonios que Esmeralda Gerpe calificó de «inveracidad», con la intención «entendible hasta cierto punto, de que la condena fuera lo más eleva posible, pero faltando a la verdad», dejando claro la letrada que su representado «nunca maltrató, de palabra ni de obra, a la que fue su esposa».

Sobre los testimonios de los testigos de la víctima, la defensa les atribuye términos como «claramente aleccionados» y que «el falso testimonio constituye una infracción penal». Según ella, las declaraciones contradicen «los hechos acreditados, admitidos, y declarados con anterioridad durante la instrucción de la causa».

Argumentos

Y claro, estos argumentos de la letrada no sentaron nada bien en el entorno más cercano de la víctima: «No me siento valorado en mi trabajo en Protección Civil. Llevo 150 horas como voluntario en los últimos dos años y tengo que ver un escrito en el que una concejala del Concello, a la que en teoría me representa como vecino y como voluntario, argumenta que los testimonios de los familiares, entre ellos el mío, han sido falsos. Yo no tengo nada en contra de ella como abogada, sino como concejala», explicó Iván Varela. Una versión en la que coincide Victoria, la otra hermana de la víctima, quien además de ser voluntaria de Protección Civil era vicepresidenta de la agrupación: «Me marcho porque esa concejala no me representa. Y hablo como representante político del gobierno de Cabana, no como abogada, que es muy libre de hacer lo que estime oportuno». A juicio de estos cuatro familiares, poner en tela juicio las versiones ofrecidas en la Audiencia Provincial es hacerles un flaco favor a ellos, pero, sobre todo, a la memoria de la víctima. «Una cuestión es pretender defender a una persona, que es lógico y por supuesto legal, y otra muy diferente es pretender defenderla a costa de desacreditar a los demás, sobre todo a los familiares de la víctima. Y por ahí no paso. No estoy de acuerdo. No todo vale o por lo menos para mí no vale. Nosotros no hemos mentido ante la jueza, dijimos la verdad», apuntó un molesto Iván Varela. Y es que como apuntaron Victoria e Iván, nadie puso en tela de juicio, o mediante un escrito, la versión dada por los testigos aportados en su momento por la defensa durante el juicio «aunque no se estaba de acuerdo con ellos»

Ahora, algunos de los voluntarios salientes ya han contactado para integrarse a la mayor brevedad posible en la agrupación vecina de Ponteceso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bajas en Protección Civil en protesta contra la edila que defiende al asesino de Cabana